22 personas detenidas y al menos 22 afectados por gases lacrimógenos, es el saldo preliminar de las protestas ciudadanas ocurridas este 21-N en Ciudad de Guatemala, donde fue incendiado parte del edificio del Congreso de ese país.

El Organismo Judicial confirmó a periodistas la cifra y especificó que los primeros arrestados llegaron a la Torre de Tribunales al cierre de la jornada. Otros reportes hablan de 97 detenidos.

La capital centroamericana amaneció este 22-N en tensa calma luego de que el sábado manifestaran en varias ciudades contra la aprobación del presupuesto 2021.

Además de aprobarse en una sesión acusada de clandestina, críticos sostienen que el presupuesto no atiende las necesidades de los guatemaltecos, agobiados por huracanes Iota y Eta y la pandemia.

También critican que fue negociado sin la necesaria transparencia. Precisamente, la corrupción en el gobierno y la renuncia del presidente Alejandro Giammattei, fueron otras banderas de los protestantes.

El polémico presupuesto de Guatemala

El presupuesto reduce partidas para salud y protección social, prevención de desnutrición, atención materno-infantil, tratamiento del cáncer, pacientes con COVID-19, universidades públicas y el poder judicial.

Irónicamente, aprobó US$ 12 millones para una nueva sede del Congreso, 65 mil para comidas de congresantes, y otros tantos para compra de vehículos. El propio mandatario reconoció que este año, 16 niños han muerto por desnutrición.

Giammattei, quien cuestionó la violencia de las manifestaciones y prometió castigo a los responsables, aseguró que no vetará el presupuesto, aunque luego de los hechos, tuiteó que discutiría modificaciones. La oposición política, y hasta la iglesia, lo pide derogarlo.

Represión policial

El desempeño de las fuerzas del orden también ha sido cuestionado. Organizaciones de Derechos Humanos denuncian “abusos” que, en su opinión, ameritarían la destitución del ministro de Gobernación y el jefe de la Policía.

Todo lo contrario asegura el ministro de Gobernación, Gendri Reyes, al tachar de “actos terroristas” la quema del Congreso y acusar a los manifestantes de usar armas contra los agentes.

‘Dónde está el dinero’, ‘Fuera corruptos’ y ‘El 49,8% de niños y niñas con desnutrición crónica dicen basta ya!‘. Así lo escribieron miles de manifestantes en los carteles que levantaron en la Plaza de la Constitución de Ciudad de Guatemala, donde también llegaron los gases lacrimógenos.

No importa el COVID

Desde hace unas semanas cada sábado se celebran manifestaciones frente al Palacio Nacional. No en vano Gianmattei ha dicho publicamente: “si van a protestar, háganlo en paz y, sobre todo, preservemos la institucionalidad del país”.

Pero ni la pandemia ha detenido a los manifestantes. Diferentes agencias internacionales han recogido testimonios de algunos de ellos y de funcionarios, como estos:

“Ya es suficiente y ya no aguantamos más porque no puede ser que estos que están en el poder y dependen de todos nosotros, hagan las cosas como quieren. Ya no podemos quedarnos callados más”

Testimonio recogido por el diario El Mundo

“Nos indigna la pobreza, la injusticia, cómo se han robado el dinero del pueblo”.

Rosa de Chavarría, profesora de psicología de la universidad pública de San Marcos de Guatemala (AP)

“Fue un golpe artero a la población (la aprobación del presupuesto) porque Guatemala se debate entre fenómenos naturales, hay indicios de corrupción de gobierno, manejo clientelar de la ayuda humanitaria”

Jordan Rodas. Procurador de Derechos Humanos (AP)

Antecedentes en Guatemala

 “Acaso ustedes no están aburridos de tener que venir a esta plaza cada cuatro años?”, preguntó un manifestante en Plaza de la Constitución, recordando las masivas protestas de 2015 que hicieron renunciar al presidente Otto Pérez Molina y a casi todo su gabinete. Desde entonces, Molina está preso por corrupción.

Que algo similar ocurra ahora, es imposible saberlo por los momentos, aunque las condiciones sea muy similares.

El vicepresidente guatemalteco Guillermo Castillo solicitó el viernes al presidente Alejandro Giammattei que ambos renuncien a sus cargos “por el bien del país”.

Aclaro, no obstante, “no voy a renunciar solo”, en un exhorto a Gianmattei a “dar un espacio de tiempo para que un grupo de personas notables pueda hacer llegar a la Cámara Legislativa la propuesta de las termas de quienes serían nuevo Presidente y Vicepresidente, lo que permitiría oxigenar el rumbo del país”.

ICOLT
FOTOS: AP

Ir a la fuente