La emoción era palpable el sábado en Porto Alegre, en el sur de Brasil. Era el funeral de Joao Alberto Silveira Freitas, un hombre negro que murió tras ser brutalmente golpeado por guardias de seguridad blancos. Todo ocurrió en un supermercado Carrefour.

«Es una tristeza inmensa, no se lo deseo a nadie, me cuesta contener las lágrimas». Dijo a la AFP João Batista Rodrigues Freitas, padre del brasileño de 40 años asesinado el jueves por la noche. En la víspera del Día Nacional de la Conciencia Negra.

En presencia de unas cuarenta personas, Beto, como era conocido, fue enterrado en una ceremonia sobria.

Sobre el ataúd había una bandera azul de su club de fútbol favorito, el Sao José, de la tercera división. El hombre era un acérrimo seguidor.

Lea también: CRISIS en Francia por ley que pone en jaque la libertad de expresión

«Espero que toda la emoción que suscitó su muerte asegure que nuestra sociedad mejore (…), que enseñemos los principios de la igualdad en los banquillos del colegio». Agregó su papá.

La agresión fue registrada en un crudo video que conmocionó a Brasil. Allí se ve a la víctima siendo golpeada por un guardia de seguridad en el estacionamiento del supermercado mientras el otro lo sujeta.

Según los primeros elementos de la investigación, el hombre fue brutalmente golpeado durante más de cinco minutos antes de ser inmovilizado por sus agresores y morir asfixiado.

Con información de AFP.

Ir a la fuente