Ciudadanos desafiaron la pandemia del coronavirus para tratar de ganarle a la hiperinflación durante el primer día de “Black Friday”, que se celebró este 20 de noviembre.

Steffany Carvajal / La Patilla

Las personas hicieron cola en las afueras de las tiendas de los centros comerciales para beneficiarse de ofertas y descuentos de hasta 80% y 85%.

“Estoy acá para poder ahorrar, porque los costos son muy elevados. Unos zapatos que te salen en 100 dólares, a lo mejor los puedo conseguir en 30 o 20”, dijo a la AFP Jhoanny Reyes, de 23 años de edad, en el atiborrado centro comercial Sambil de Caracas.

El conocido como el Viernes Negro fue bien recibido por Blanca Mata en medio de la crisis económica que disuelve salarios en Venezuela, un país con más de 3.000% de inflación, de acuerdo a la Asamblea Nacional (AN).

Es como una tablita de salvación (…), la inflación nos tiene reventados”, afirmó Mata, de 51 años d edad, después de comprar ropa junto a su hija adolescente en otro centro comercial de la capital venezolana, el Líder.

AFP aseguró que, en la tienda de calzado de Alejandra Medina, se exhiben zapatos de entre $5 y $20, menos de la mitad de los montos usuales.

A su vez, en un gran local de electrodomésticos y aparatos electrónico, un televisor de 70 pulgadas muestra su precio normal, $1.050, y su costo de Black Friday, $599,99.