Hace diez días un árbol cayó sobre el tendido telefónico de la empresa CANTV, dejando incomunicado a un considerable grupo de personas.

El cable destruido por el peso del árbol sigue en medio de la acera de la avenida Bicentenario, cruzando precisamente el puente San Félix.

Los trabajadores municipales y el cuerpo de bomberos retiraron el árbol, pero el daño se mantiene.

Hasta la fecha no existe la menor intención de hacer la reparación y se especula que serán los usuarios del servicio quienes deban pagar a los trabajadores de la empresa telefónica, si desean recuperar el servicio telefónico.

También han denunciado los usuarios y transeúntes de la avenida Bicentenario que los cables representan un peligro para la población y corren el riesgo de ser robados por los amigos de lo ajeno, en especial las líneas que sostiene el cable telefónico.

Nadie se pronuncia sobre este daño, solo los afectados exigen de vuelta su maltrecho servicio telefónico.

Ir a la fuente original para seguir leyendo