El centro se encuentra operativo desde marzo de 2019 y es el principal espacio de atención a migrantes de Maicao

La noticia de la reinauguración del Centro de Atención Integral (CIA) en Maicao, La Guajira, supone un alivio ante la indetenible llegada de migrantes en un escenario en el que la mayoría de albergues de la zona fronteriza permanecen cerrados.

El Centro, que fue creado por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) y el Gobierno Nacional y que venía operando a media marcha desde septiembre anterior, abrió por primera vez el 8 de marzo de 2019 con una capacidad para 350 personas y se convirtió en punto vital para atender el fenómeno migratorio en ese departamento. 

“El objetivo es garantizar asistencia humanitaria y protección bajo estándares internacionales a refugiados, migrantes, retornados colombianos y población wayuú proveniente de Venezuela”,

dice Acnur en un informe

Según datos oficiales, el centro ya prestó atención humanitaria a 366.321 migrantes queentraron al país por esa zona. La ayuda se entrega en especie: alimentación, atención a infancia y adolescencia, salud, entrega de kits de ayuda y protección de derechos. Ahora, luego de la reapertura, el centro tendrá el doble de capacidad y, además, un espacio construido y concebido como el punto de partida de la ruta de atención para enfermos de covid-19.

Paralización a causa de la pandemia

Según declaraciones recientes de Jozef Merkx, representante de Acnur en Colombia, el cierre temporal del CAI de Maicao a finales de marzo se debió, principalmente, a la pandemia y a los consecuentes riesgos de contagio. Una situación que afectó a todos los albergues o centros de atención, no solo de Acnur, sino de otras organizaciones que apoyan a los migrantes por todo el país.

Si bien el aislamiento obligatorio no detuvo el fenómeno migratorio, la reapertura económica del pasado primero de septiembre anunciada por el gobierno colombiano revitalizó los flujos migratorios sin que ocurriera lo mismo con la infraestructura de asistencia humanitaria.

Un ejemplo de esto es Pamplona, en Norte de Santander, donde cientos de ciudadanos venezolanos han tenido que sobrevivir en andenes y parques de la ciudad tras un largo camino desde su país. 

Los cuatro albergues de la Red Humanitaria, organización que trabaja por quienes huyen de Venezuela, fueron cerrados por medidas sanitarias y bioseguridad por la alcaldía local dejando sin opción a los cerca de 200 migrantes que llegan en promedio cada día a esa ciudad.

Algo similar ocurrió con los puntos de atención en la ruta Cúcuta-Pamplona- Bucaramanga. Hoy, en ese peligroso trayecto, no hay ningún puesto de asistencia y los migrantes deben enfrentarse sin auxilio a las gélidas temperaturas del Páramo de Berlín.

Avizoran aumento de migrantes venezolanos en Colombia

En medio de la nueva ola migratoria, Juan Francisco Espinosa, director de Migración Colombia, comentó que 8 de 10 cada diez migrantes que se fueron van a regresar. Además, que volverían con una o dos personas de su núcleo familiar, estimando que para el 2021, una vez abierta la frontera, habrá en territorio nacional más de 2 millones de migrantes venezolanos.

Según datos de Migración Colombia, actualmente 300 migrantes cruzan diariamente las trochas entre la frontera colombo venezolana: 200 por Norte de Santander, 50 por Arauca y 50 por La Guajira, convirtiendo a este último en un importante paso de venezolanos. Con este contexto, la reapertura del Centro de Atención Integral (CAI) en Maicao, La Guajira, este próximo 20 de noviembre cobra una mayor relevancia.

Con la reinaguración, se inicia la fase 4 del Centro de Atención Integral y se amplía la capacidad de atención, que oscilaba entre 600 a 700 personas. Acnur confirmó que un nuevo CAI en Riohacha está próximo a abrir.

Con información de Proyecto Migración Venezuela

Ir a la fuente