El Gobierno italiano ha aprobado esta madrugada un nuevo paquete por valor de 1.950 millones de euros para ayudar a las empresas afectadas por las recientes medidas de contención de la pandemia de coronavirus.

El plan se suma a los estímulos de hasta 100.000 millones de euros ya impulsados por el Ejecutivo desde marzo para frenar el impacto económico derivado de la COVID-19.

El texto prevé recursos por valor de 1.450 millones que servirán para apoyar a las actividades económicas que operan en las regiones del país con más riesgo y por lo tanto con mayores restricciones en sus horarios comerciales.

Otros 400 millones de euros irán a los ayuntamientos, para que puedan adoptar medidas urgentes de solidaridad alimentaria, y los 100 millones restantes, al Fondo para emergencias nacionales, con el fin de facilitar la compra y distribución de medicamentos para el tratamiento de pacientes afectados por el virus.

Estas nuevas medidas exigen una desviación del gasto presupuestario que el Parlamento votará la próxima semana. El Ejecutivo ha pedido que las cámaras le concedan una desviación por valor de 8.000 millones, que servirán para financiar otro plan de ayudas.

El ministro de Economía, Roberto Gualtieri, ha asegurado que este nuevo gasto no modificará las previsiones de déficit para 2020, que se mantendrá en el 10,8 % según los cálculos de Roma, ya que en los últimos meses el Estado ha obtenido mayores ingresos fiscales de los esperados y la economía del país ha vivido una recuperación en el tercer trimestre que ha superado las expectativas.EFE

IR

Categoria: