En el mundo de las criptomonedas, cada vez son más los desarrolladores y analistas que se interesan por el rápido rendimiento y la interoperabilidad de Polkadot, la nueva plataforma de intercambio de criptoactivos para América Latina, «tecnológicamente más avanzada que Ethereum», según el especialista Alexis Landaeta.

A finales de agosto, tras una redenominación del token DOT, Polkadot compite contra las 10 criptomonedas más importantes, superando a las altcoins establecidas como EOS, Litecoin (LTC) y otras, según Coin Market Cap.

El embajador de Polkadot para Latinoamérica informó que en términos de practicidad se eleva el resguardo del valor del dinero, tan afectado por la devaluación de la moneda, como es el caso de Venezuela y Argentina. «La seguridad es una de las cosas que tenemos bien marcado», apuntó.

Asimismo, explicó que el equipo de Polkadot trabaja para fomentar la educación acerca del Blockchain y las criptomonedas en la región. «Acompañamos a la persona en el proceso de inscripción y el funcionamiento de la plataforma», acotó.

A través de esta plataforma, los usuarios podrán recibir retornos de inversión, que varían de acuerdo a la función de la moneda y los riesgos presentes en toda inversión.

En entrevista con Unión Radio, explicó que «ya no usamos máquinas en las Blockchain de última generación, utilizamos una cantidad de Tokens» que los venezolanos pueden adquirir en bolívares a través de plataformas como Binance.

Spartan Black, un importante fondo de criptomonedas con sede en Asia, cree que Polkadot (DOT) podría subir a la lista de las 3 principales criptomonedas más grandes por capitalización de mercado.

Actualmente, el popular protocolo figura como la sexta criptomoneda más grande por capitalización de mercado en CoinGecko.

Desde que cotizó en Binance, el precio del DOT se disparó en más del 200% y muchos analistas creen que el precio podría subir significativamente más.

Ethereum ha sido, con mucho, el protocolo blockchain de contratos inteligentes más dominante hasta la fecha. Tiene una valoración de US$60 mil millones, seguida por DOT en US$4,7 mil millones.