Los posibles signos de vida en Venus se están desvaneciendo a medida que los astrónomos reestudian sus afirmaciones originales. Una versión nueva y mejor procesada de los datos del planeta Venus, recopilados con el Atacama Large Millimeter / submillimeter Array (ALMA) en Chile, se ha puesto a disposición del público a través del archivo científico de ALMA.

Paul Voosen, reportero de Science dedicado a la ciencia espacial, escribió en septiembre sobre el anuncio de que se había encontrado vida en Venus. Él dice que el anuncio tomó a la humanidad por sorpresa. Algunos investigadores habían utilizado dos radiotelescopios para hacer su aserción en un artículo publicado en Nature Astronomy, publicando sobre indicios de que las nubes de Venus contenían fosfina, un compuesto tóxico que en la Tierra solo es producido en cantidades significativas por microbios y químicos con altos niveles que podrían contener una biosfera microbiana flotante. Esto sin duda era un indicio de vida.

Estos resultados fueron criticados casi de inmediato por otros astrónomos, en especial desde la Nasa. Es así como cuatro estudios independientes señalaron métodos cuestionables o no lograron reproducir los resultados. Así, después de volver a analizar sus datos, los proponentes originales están reestudiando sus afirmaciones.

Es así como la interpretación más favorable de sus datos “sugiere ahora que los niveles de fosfina son al menos siete veces más bajos de lo que se informó por primera vez”. Jane Greaves, astrónoma de la Universidad de Cardiff que dirigió el trabajo, en una charla con el Grupo de Análisis de Exploración de Venus de la NASA (VEXAG) dijo: «Tenemos de nuevo una línea de fosfina». El equipo investigador que publicó en Nature Astronomy todavía cree que el gas está allí, con la posibilidad de que los focos locales se eleven.

Los telescopios son sensibles a la radiación fría emitida por la atmósfera de Venus, y Greaves y sus colegas concluyeron que la fosfina era responsable de una de las llamadas líneas de absorción en el espectro: “caídas donde los químicos atmosféricos bloquean parte de la radiación”.

Las observaciones utilizadas para respaldar el artículo inicial fueron tomadas por el Telescopio James Clerk Maxwell (JCMT) en Hawai en 2017, y el Atacama Large Millimeter / submillimeter Array (ALMA) en Chile en 2019. Pero los datos de ALMA en particular eran inusualmente ruidosos (los efectos de confusión incluyen líneas de absorción de la propia atmósfera de la Tierra) y los investigadores tuvieron que usar una gran cantidad de variables para modelar y eliminar el ruido. Estos fenómenos, llamados entropías, crearon un falso positivo el cual debe ser desentrañado.

Los científicos que trabajan en ALMA han descubierto errores de calibración que ayudan a explicar la entropía en los datos de Venus. Una vez vuelto a analizar los datos, Greaves dijo que su equipo aún encuentra una línea de absorción para la fosfina, pero a niveles mucho más bajos de 1 parte por mil millones (ppb). “Eso está más cerca, pero aún por encima, de los niveles que podrían explicarse por procesos naturales, como erupciones volcánicas o rayos”. dijo Greaves.

Un estudio publicado el mes pasado en Astronomy & Astrophysics, dirigido por Therese Encrenaz, astrónoma del Observatorio de París, hizo afirmaciones más modestas que se alinean mejor al explicar los descubrimientos. Buscó signos de fosfina en el infrarrojo térmico en observaciones recopiladas por la Instalación del Telescopio Infrarrojo de la NASA en Hawai en 2015. Durante esa carrera, la fosfina debería haber salido si hubiera estado presente en niveles superiores a 5. «Es fácil ver que no hay línea de fosfina», dijo Encrenaz en una entrevista el mes pasado.

La fosfina probablemente no sea la única forma de explicar las líneas de absorción vistas por JCMT y ALMA. En una crítica, enviada a Nature Astronomy, Geronimo Villanueva, astrónomo planetario del Goddard Space Flight Center de la Nasa, señala que la caída en el espectro JCMT podría explicarse plausiblemente por una línea de absorción superpuesta de dióxido de azufre (SO2), el gas que compone la mayoría de las nubes venusianas. Dice que unos 100 ppb de SO2 podrían explicar toda la señal de fosfina de JCMT, lo que no es irrazonable, dadas las observaciones del orbitador Venus Express de que las concentraciones de SO2 pueden aumentar a 1000 ppb. Es un punto concedido por el equipo de Greaves en su nuevo análisis. “Hacemos hincapié en que podría haber una contribución de SO2”. Pero, el ancho de la línea de absorción en los datos de ALMA sugiere que la característica no es «únicamente SO2».

ALMA solo debería ser sensible a las absorciones de sustancias en altitudes superiores a los 70 kilómetros, dijo Encrenaz. Pero el artículo de Nature Astronomy sugirió que la señal se originó a unos 55 km sobre la superficie, en capas de nubes más cálidas que serían más habitables para la vida potencial. “Esto es muy difícil de concebir”, dijo Encrenaz. Greaves y sus coautores argumentan en su nuevo análisis que ALMA no puede capturar todo el ancho y por lo tanto la profundidad de la señal. «No hay evidencia empírica de que (la fosfina] se encuentre solo por encima de los 70 km».

Los científicos acaban de echar un vistazo a los datos corregidos, de ALMA, dice Colin Wilson, científico de la Universidad de Oxford y coautor de la crítica de Villanueva. «Todavía es demasiado pronto para decir dónde terminará la montaña rusa de fosfina de Venus». “Quizás la única resolución verdadera provendrá de observaciones posteriores, mejor adaptadas a su objetivo”, dijo Greaves en VEXAG. Tal campaña podría llegar el próximo año en ALMA, que se espera que se reinicie en marzo de 2021.

Dice Wilson: el hallazgo, donde sea que termine y los recursos invertidos en perseguirlo probablemente descubrirán algo intrigante,. «Ya sea que encontremos fosfina o no, es probable que encontremos algo nuevo». Y es realmente así, pues el planeta tierra recién está penetrando y desentrañando el origen de la vida.

PhD. – Docente de TEW — Chile

E-mail: [email protected]

Autor: Mario H. Concha Vergara
Ir a la Fuente original del artículo para seguir leyendo

Benito Zambrano

Editor Jefe de Extra Venezuela