La profundización de la escasez de combustible en Venezuela causó que el José Carmelo Bislick Acosta, presentador del popular programa de radio El pueblo en combate, dejara de elogiar al líder del régimen en el país, Nicolás Maduro.

Archivo

El socialista de toda la vida acusó a los dirigentes del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) en Güiria, estado Sucre, de beneficiarse de su acceso a la gasolina, forzando a la mayoría de la población a permanecer días en colas en las estaciones de servicios, reseñó The New York Times.

Unas semanas más tarde de la denuncia que hizo en su espacio de radio, hombres encapuchados y armados irrumpieron en su residencia la noche del pasado 17 de agosto.

Mientras que le decían que “se comió la luz”, los sujetos sacaron a rastras a Bislick Acosta ante los ojos de su familia. Horas más tarde, su cuerpo fue hallado con heridas de bala.

Todavía no se ha detenido a los asesinos del locutor que dedicó años de su vida a la revolución bolivariana. El alcalde oficialista nunca se refirió al homicidio ni visitó a los familiares de la víctima, quienes aseguran que su muerte tuvo motivaciones políticas.

“¿Es denunciar tan feo como para que le cueste la vida a un hombre que solo buscaba el bienestar social?”, se pregunta Rosmery Bislick, hermana del locutor.