Bill Clinton, ex presidente de los Estados Unidos (EFE/ Thais Llorca/Archivo)

A menos de dos meses del cambio de administración en los Estados Unidos, el ex presidente Bill Clinton analizó la relación bilateral entre el país y China, dando su perspectiva acerca de la que cree sería la manera adecuada de proceder para el futuro presidente Joe Biden.

Por Infobae

En concreto, dijo que el abordaje debe ser distinto al tomado en el pasado por un motivo esencial: el hecho de que Xi Jinping sea el líder del gigante asiático y que, según dijo, tenga intenciones de perpetuarse en el poder.

“El antiguo sistema chino, que de ninguna manera era una democracia, todavía garantizaba suficiente debate, juego y apertura porque había una rotación regular de liderazgo”, dijo Clinton en el marco de una serie de conferencias organizada por la agencia de noticias Bloomberg.

Y añadió: “Ahora parece que una persona está a cargo de China y que tiene la intención de quedarse allí de por vida. En esencia, eso cambia las cosas. Xi ha abolido los límites de mandato y podría gobernar en los próximos años. El mes pasado, presentó la ambición de duplicar el tamaño de la economía de China para 2035, sugiriendo que planeaba permanecer en el poder en el futuro previsible. Pero no debemos aceptar o asumir que todo va a salir mal sin trabajar para mejorarlo”.

El ex mandatario, que gobernó EEUU entre 1993 y 2001, remarcó los “claros desacuerdos” entre Washington y Beijing sobre su avance sobre Hong Kong y el establecimiento de campos de concentración para musulmanes uigures en el oeste del país, pero agregó que había una “desesperada necesidad de trabajar juntos” sobre el cambio climático y la pandemia del COVID-19.

Clinton dijo que Estados Unidos podría fortalecer su posición negociadora con China reclutando socios en Europa y Asia que formaban parte del pacto comercial de Asociación Transpacífico abandonado por el presidente Donald Trump.

También dijo que estaba claro que Biden trabajaría para fortalecer el papel de Estados Unidos en organizaciones internacionales como la Organización Mundial de la Salud y la Organización del Tratado del Atlántico Norte. Trump ha tomado medidas para retirar a Estados Unidos de la OMS, a la que culpa por los primeros pasos en falso en el manejo de COVID-19.

“Tenemos que darle a la nueva administración la oportunidad de articular un enfoque y luego tratar de lograr, en cooperación con Europa y los organismos internacionales, una asociación estratégica que nos permitirá hacer cosas buenas juntos y tratar de minimizar las cosas malas que creemos que sucederán si simplemente nos alejamos“, expresó.

Por su parte, el ex premier británico Tony Blair estuvo de acuerdo en que era hora de que el equipo del presidente electo de EEUU adoptara un enfoque más coherente y coordinado hacia China en lugar de depender de la combinación más impredecible de medidas, desde aranceles hasta sanciones, aplicadas por la administración Trump.

“Para la nueva administración en los Estados Unidos, creo que el gran desafío es lograr lo que yo llamaría un marco estratégico para tratar con China, en lugar de una serie de reacciones ad-hoc a lo que sea que los chinos estén haciendo“, dijo Blair.

El equipo de Trump está considerando una serie de medidas contra Beijing que podrían condicionar la relación de Biden con China, informó Bloomberg anteriormente. John Ullyot, portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, dijo en un comunicado que “los futuros presidentes de Estados Unidos encontrarán políticamente suicidas revertir las acciones históricas del presidente Trump”.

Blair dijo que las políticas exteriores e internas más recientes de Beijing han socavado su creencia de que la política china se volverá gradualmente más abierta a medida que el gigante asiático continúe su interconexión con la economía mundial. Y recordó que cuando él y Clinton estuvieron a cargo de sus países, había esperanzas de que el sistema político de China se liberalizara a medida que se abriera su economía. “Esa era nuestra esperanza, y posiblemente y ciertamente, era mi expectativa real. Tienes que decir que en los últimos años ha habido más agresión externa y más represión interna. Eso es solo un hecho“, agregó, y señaló que esos cambios justificaron un nuevo enfoque.

“Es muy importante definir la relación estratégica, porque se necesita que Estados Unidos y Europa trabajen juntos“, dijo Blair. “Sería malo si, por así decirlo, Europa navegara entre Estados Unidos y China. Creo que ese marco estratégico tiene que aceptar que habrá áreas de enfrentamiento“.

Por último, Clinton consideró que Biden estaba siendo obstaculizado por la negativa de Trump a conceder las elecciones presidenciales. “No quiero decir demasiado en este momento porque en nuestro lado del Atlántico, el gobierno actual en Estados Unidos está bloqueando una transición normal”, dijo Clinton. “Cuanto menos digamos ahora, mejor, porque queremos dejarles el mayor margen de maniobra posible”.

Johanny Bermudez Castro

Johanny Bermudez Castro

Periodista viviendo en los EE.UU.