La Policía busca con perros restos del hombre desaparecido en Berlín. (9.11.2020). Imagen archivo DW.

Un sospechoso detenido el miércoles por el asesinato de un hombre que constaba como desaparecido hace más de dos meses y cuyos restos óseos fueron hallados el pasado día 8 en el norte de Berlín está siendo investigado ahora por un posible caso de canibalismo, informan hoy los medios.

Según indica el “Berliner Morgenpost” en base a fuentes policiales, el sospechoso, de 41 años y profesor de matemáticas, participaba en un chat sobre canibalismo.

Las sospechas apuntan a que el detenido mató a su víctima y a continuación comió posiblemente partes de su cuerpo, lo que explicaría que los huesos fueron hallados sin restos de carne, agrega el diario que se remite a un portavoz de la Fiscalía, que anoche confirmó indicios de canibalismo en relación con este caso.

La división de homicidios de la Oficina Regional de Investigación Criminal (LKA) dio con el sospechoso, acusado de asesinato sexual, después de analizar diversos grupos de chat en internet y detectar que el hombre y la víctima habían conversado a través de una plataforma de citas.

Los agentes hallaron en el domicilio del sospechoso restos de sangre de la víctima, de 44 años, que constaba como desaparecido desde el pasado 5 de septiembre, cuando fue visto por última vez por sus compañeros de piso al abandonar el apartamento cerca de la medianoche.

De confirmarse este caso tendría como precedente en Alemania al de Armin Meiwes, conocido como “el caníbal de Rotenburgo”, condenado en 2004 a ocho años y medio de prisión por homicidio tras confesar haber matado tres años antes al berlinés Bernd Jürgen Brandes, de 43 años, quien viajó de Berlín a aquella localidad para dejarse matar y ser devorado por el caníbal.

Aquel crimen inspiró al cineasta berlinés Martin Weisz, quien acompañado por el guionista T.S. Faull y el productor Marco Wever, dirigió un largometraje de terror de 88 minutos con Thomas Kretschmann en el papel protagonista.

EFE.