Semana

Caracas.- Después de un minucioso recuento de votos manual, el estado de Georgia, Estados Unidos, confirmó este jueves la victoria del demócrata Joe Biden en las elecciones presidenciales del pasado 3 de noviembre.

Lea también: Campaña de Trump retira la demanda por fraude electoral en Michigan

De acuerdo AP, el recuento manual de seis días surgió de una auditoría requerida por una nueva ley estatal y no fue en respuesta a ningún problema sospechoso con los resultados del estado o una solicitud oficial de recuento. 

La oficina del secretario de estado tiene hasta las 5:00 p.m. para certificar los resultados de las elecciones. El gobernador luego tiene que certificar la lista de electores.

Se suponía que los condados terminarían el conteo de manos a las 11:59 p. m. del miércoles; sin embargo, los resultados se publicaron en el sitio web del secretario de estado el jueves por la noche.

Ningún condado individual mostró una variación en el margen mayor al 0.73%, y la variación en el margen en 103 de los 159 condados del estado fue menor al 0.05%, dice un memorando publicado con los resultados.

“Cada voto fue tocado por un equipo de auditoría humana y contado”, dijo Gabriel Sterling, quien supervisó la implementación del nuevo sistema de votación del estado para la oficina del secretario de estado. «Obviamente, la auditoría confirma el resultado original de la elección, a saber, que Joe Biden ganó la contienda presidencial en el estado de Georgia».

Una vez que el estado certifica los resultados de las elecciones, la campaña perdedora tiene dos días hábiles para solicitar un recuento ya que el margen se mantiene dentro del 0.5%.

Con el recuento manual Trump recortó unos 2 000 votos fruto de errores humanos durante los comicios, pero no fueron suficientes para alcanzar a su adversario demócrata.

El pasado 13 de noviembre, Biden afianzó su victoria electoral en el estado de Arizona, aunque el proceso de transición hacia su Administración sigue sumido en un estancamiento político por la negativa del republicano de aceptar la derrota.

El equipo de campaña de Trump ha presentado demandas en las que se impugnan los recuentos de papeletas en numerosos estados, aunque algunas ya han sido desestimados por los jueces.

Expertos legales han dicho que los litigios tienen pocas posibilidades de alterar el resultado, y los responsables electorales estatales han dicho que no ven ninguna evidencia de graves irregularidades o fraude.

La negativa de Trump de aceptar el resultado de las elecciones del 3 de noviembre ha paralizado el proceso de transición a una nueva administración.