Tres mineros venezolanos fueron protagonistas de una tragedia en el Norte de Santander, Colombia, cuando un tubo de gases tóxicos dentro de una mina explotó, y los asfixió hasta la muerte.

Según reseña el portal de La Opinión de Cúcuta, el suceso ocurrió a las 2 de la tarde del lunes en una mina de carbon ubicada en la vereda Campo Seis, de Tibú

Un venezolano que trabajaba en el lugar, de nombre Samael Reinaldo Rey Pineda, de 34 años, fue el primero en ingresar a la mina.

Pineda era un hombre con discapacidad mental, indicó el diario. Trascurrieron unos minutos de labor y de repente el tubo adentro explotó, asfixiándolo de inmediato.

Minutos después, sin saber lo ocurrido con Samael Rey, ingresaron Jonaiker José Fierro Cariel, de 31 años, y Pablo Enrique García Ramírez, de 29. Ambos, también oriundos de Venezuela, absorbiendo los gases tóxicos y fallecieron.

El resto de los mineros se percataron de lo ocurrido y entre todos rescataron los cuerpos de sus compañeros.

Familiares de Samael Reinaldo explicaron que no saben cómo terminó dentro de esa mina. Un hermano lo dejó en la casa, ubicada en Tibú, donde tenía por costumbre permanecer.

Uno de los parientes tampoco entiende quién habría invitado a su ser querido a laborar en esa mina, conociendo la discapacidad que él presentaba.

“Mi hermano era mayor que yo, pero por su problema mental de nacimiento, debía estar bajo cuidado porque era como un niño. Él se quedaba conmigo y me ayudaba con oficios o tareas fáciles. En la mañana del lunes festivo aprovecho que salí a hacer unas diligencias y salió para esa mina, sin que yo supiera”, dijo un hermano de Samael Rey.

El familiar aseguró que aunque buscó a su hermano, oriundo de Barinas, en los sitios donde podría frecuentar, no lo encontró, sin embargo, a las 4 de la tarde recibió la mala noticia.

“Una conocida de nosotros, escuchó lo ocurrido con la mina y reconoció a Samael y de inmediato me llamó. Yo me enteré y corrí para allá, cuando llegué, ya los tenía la funeraria”, contó el familiar.


Con información de La Opinión

Foto: Caracol

Ir a la fuente