La empresa Rappi en Perú ha manifestado su solidaridad con el joven repartidor venezolano agredido por un hombre de nacionalidad peruana en Lima.

A través de sus redes sociales expresaron su rotundo rechazo al amargo episodio de discriminación que sufrió el joven.

«Desde Rappi rechazamos enfáticamente cualquier acto de violencia y discriminación, en particular los hechos referentes a los actos de intolerancia y agresión en contra de un repartidor que se encontraba realizando la entrega de productos a un cliente».

Además destacaron que los repartidores merecen todo el respeto y apoyo de la ciudadanía y de los usuarios que solicitan sus servicios. Por eso invitaron a la ciudadanía a manifestar su apoyo a los repartidores que le hacen la vida más fácil todos los días.

«Demostremos que los peruanos somos personas respetuosas que valoramos las diferencias y resaltamos a las personas de bien». Agregaron en sus tuits.

Smolansky también reacciona

David Smolansky, Comisionado de la Secretaría General de la Organización de Estados Americanos (OEA) para la crisis de migrantes y refugiados venezolanos, hizo un pronunciamiento al respecto a través de Twitter.

«Suscribimos que @PeruRappi haya condenado la acción xenófoba en contra de uno de sus repartidores. Muchos venezolanos trabajan en esta empresa en todo el continente. El sector privado debe ser proactivo en la integración y garantía de los derechos de los venezolanos desterrados». Escribió Smolansky.

Ir a la fuente