19 de noviembre 2020 | 5:00 am

Las nuevas acciones gubernamentales impuestas por los países europeos para frenar la segunda ola de contagios de COVID-19 en la región afectarán en menor medida a la controladora de restaurantes Alsea, en comparación a lo que sufrió a inicios de año.

No obstante, el viejo continente le representa un dolor de cabeza prolongado que se remonta desde finales de 2018, cuando informó sus intenciones de adquirir los restaurantes Vips en España y la licencia para operar Starbucks en Francia, Luxemburgo y Países Bajos.

El monto aproximado de ambas transacciones ascendió a los 14,095 millones de pesos.

Analistas consultados en ese momento advertían de la preocupación de los inversionistas al realizar el movimiento, pues elevaba el nivel de apalancamiento o deuda de la emisora.

La deuda neta anualizada al tercer trimestre de Alsea representó 11.6x (veces) su flujo operativo (EBITDA, por sus siglas en inglés), deteriorándose a raíz de la pandemia.

El indicador financiero llegó a 3.6x en el primer trimestre de 2019 por la expansión en el continente europeo y ya prendía las alarmas en analistas e inversionistas.

Otra inquietud era que Europa representaba un mercado maduro y competido en el sector restaurantero y de café lo que dificultaría sus ventas. No obstante, la rápida recuperación económico en los países europeos en la segunda mitad de 2020 impulsó sus ventas en la región.

Europa tuvo una recuperación más rápida después de las medidas restrictivas de la primera ola en el segundo trimestre. En el tercero se vieron las reaperturas con un alza importante en sus ventas, pero ahora preocupa una segunda ola

dijo Richard Horbach, analista en Intercam Banco.

Entre julio y septiembre las ventas en Europa se recuperaron 146% frente al trimestre inmediato anterior. La variación fue superior a la reportada para México con 65%, y Sudamérica con 64%, en el mismo lapso.

Las restricciones impuestas por segunda vez en España y Francia fueron menos severas, pero incluyen un llamado a las personas de salir lo menos posible y en cuestión de los horarios de apertura y cierre de los restaurantes. La situación es tomada con optimismo por los directivos de la empresa, que estiman, lo peor ya pasó.

Se espera que el cuarto trimestre sea similar a lo informado en septiembre: con ventas entre el 75% y el 80% de lo que informamos el año pasado

dijo uno de los directivos de la empresa en llamada con inversionistas.

Los resultados de Alsea dependerán de la evolución de la pandemia, dijo Valentín Mendoza en un reporte para Banorte, en un contexto en el que estamos viendo una segunda ola de contagios en Europa, la cual podría poner en riesgo el alcance del objetivo de cerrar el año a 85% de niveles pre-COVID.

Cómo el COVID-19 llegó a complicarle el negocio a Alsea

Europa representó el 41% de sus ventas totales, muy cerca del 46% que pesó México en el tercer trimestre del año. El 12% restante corresponde a Sudamérica.

Benito Zambrano

Editor Jefe de Extra Venezuela