Para el economista y profesor de la Universidad Central de Venezuela (UCV) Luis Oliveros la dolarización desde el punto de vista formal en no es posible en un corto, mediano ni largo plazo por la crisis política entre Venezuela y Estados Unidos. Y apunta que la banca afronta una serie de dificultades para poder liquidar créditos en divisas, pues habrá que cambiar varias leyes y muchas empresas no cuentan con suficiente flujo de caja en dólares.

Oliveros recuerda que la dolarización en Venezuela es meramente transaccional y no formal, pues Nicolás Maduro seguirá necesitando los bolívares para cubrir con emisión de moneda local su gestión deficitaria.

Usted dijo que el bolívar como moneda murió y que los venezolanos debemos prepararnos para lo que significa una dolarización ¿Cuál es la diferencia la dolarización formal y la transaccional?

Venezuela no vive una dolarización formal de la economía, porque no se ha hecho un anuncio, ni se ha declarado una dolarización. Lo que ocurre en Venezuela es lo que ha pasado en todos los países que han vivido hiperinflación: la moneda nacional deja de cumplir con el rol y pierde sus características; y la gente se pasa a otra moneda. En el caso de Venezuela, pasamos al dólar.

El problema es que la dolarización ha sido tan larga, porque ya en este mes cumplimos tres años en el proceso, que va a ser muy complicado revertirlo y que la gente vuelva a aceptar el bolívar como medio de pago. No se ha decretado la dolarización, pero lo que ocurre en la economía llevó a los agentes económicos a que se flexibilizaran los medios de pago y se utilizara el dólar.

¿De qué depende que se dé una dolarización formal en el país? ¿Cuáles serían sus ventajas y desventajas?

Depende de que quien esté en el gobierno, decida llevar al país a una dolarización formal. Esto implica una serie de pasos, como por ejemplo, sentarse y llegar a un acuerdo con el sistema de la Reserva Federal de EE. UU., y sabemos que en las actuales circunstancias, cuando las relaciones entre Venezuela y EE .UU.  prácticamente no existen; y cuando EE . UU. tiene sanciones financieras y petroleras contra Venezuela, es muy difícil que podamos llegar a una dolarización formal.

Las ventajas son que vamos a tener una inflación muy baja, pero la desventaja es que Venezuela perdería instrumentos de política económica como su política cambiaria y monetaria. Pasaría a depender de la política monetaria de EE .UU., pasaría a depender de una moneda con la cual no puede imprimir, ni hacer política económica. Hay quienes dicen que esto es una excelente noticia porque quitarías los efectos de la inflación o la bajarías notablemente.

Sin embargo, el hecho de que Venezuela dependa del petróleo hace que la dolarización no sea una buena idea. El país depende o dependía de la variación en los precios del petróleo, y cuando volvamos a una cierta normalidad en el ámbito económico, vamos a seguir dependiendo del petróleo y necesitará instrumentos de política económica para poder disminuir esos efectos tan volátiles que tiene el precio del petróleo. Y en segundo lugar, hay choques de productividad muy grandes. Venezuela necesita aumentar y mejorar la productividad y tal vez la dolarización no la va a generar.

Usted y otros economistas han afirmado recientemente que la subida del dólar genera la destrucción indetenible e irrecuperable del bolívar, y que el signo monetario murió.  ¿Un nuevo gobierno que cuente con respaldo interno y externo y que genere confianza, ¿Podría en todo caso rescatar la moneda nacional? ¿Bajo qué circunstancias?

Cuando uno habla de que el bolívar murió no es porque el precio del dólar subió, la muerte del bolívar no es porque el dólar esté subiendo, es que lamentablemente la moneda nacional está perdiendo valor, su muerte es por tantas cosas malas y por tanta inflación que se ha generado.

Cada día el bolívar es menos utilizado en el país, la gente tiene menos confianza en el bolívar porque cada día tiene menos capacidad de compra, menos poder adquisitivo. Por eso hablamos de que el bolívar tiende a morir.

Respecto a un nuevo gobierno, sí, podría ser, haciendo las cosas muy bien desde el primer día, tendríamos que ir a un escenario en el mediano plazo, a una nueva moneda y en el corto plazo a unos equilibrios fiscales monetarios muy importantes: la recuperación de la industria petrolera y entrada de capitales extranjeros.

Eso no se ve que pueda ocurrir en el corto y mediano plazo, pareciera que el cambio político en Venezuela puede ocurrir mañana, pero no es el escenario con mayor probabilidad de ocurrencia. Así que, aunque llegue un nuevo gobierno, tiene que hacer las cosas demasiado bien y demasiado perfecto y muy rápido para poder recuperar el valor de la moneda nacional.

El BCV ordenó a la banca suspender productos que permitan pagos en divisas, ¿Esto es un atraso en el camino a la dolarización?

No, no es un atraso, solo pone más trabas, pero es el mismo empuje y la inflación los que generan la dolarización. La inflación en Venezuela sigue estando en 30% mensual, es una inflación que en otros países sería de hasta 7 años. En Venezuela tenemos en una inflación de un mes la inflación de varios años. Esa destrucción del poder adquisitivo es lo que lleva a la dolarización y aunque se le pongan trabas, el mercado buscara forma a través de las cuales la gente pueda tener el sistema de pago para pagar en dólares.

Fuentes del sector bancario dijeron a periodistas de Bloomberg que funcionarios del BCV han convocado a ejecutivos de varios bancos para discutir planes y crear un sistema de compensación y liquidación en dólares estadounidenses en 2021. ¿Tiene usted conocimiento de esto? 

Esto tiene mucho tiempo hablándose, pero todavía le falta mucho; pensar que la banca pueda pasar de simple receptor, o de guardar dólares y mantener dólares todavía falta.

Vimos cómo el Banco Central de Venezuela dio instrumentos financieros a las personas y cómo se echó para atrás y no permitió esto. Pensar que ahora van a poder prestar en dólares no es factible por ahora, falta un poco de tiempo. Para esto hay que cambiar leyes y hacer varios estudios, porque no todas las empresas tienen suficiente flujo de caja en divisas para poder ponerse a pensar en créditos en dólares.

Falta mucho todavía, la banca tienen las sanciones y para poder liquidar los créditos tendría que hacer operaciones internamente, falta aún para ver esto.

¿Cree que el bolívar puede llegar a desaparecer totalmente o seguirá circulando de forma dual junto al dólar?

Creo que no va a desaparecer totalmente, porque el gobierno lo necesita. Maduro tiene una gestión fiscal deficitaria, tiene que cubrir con emisión de bolívares, cosa que no puede hacer si dolariza totalmente. Se necesitan bolívares y por eso no puede dolarizar. No es solo por sus malas relaciones con EE .UU., sino porque su gestión fiscal es muy deficitaria y no tiene dólares para poder cubrir ese déficit fiscal. Necesita seguir pagándoles en bolívares los sueldos a sus empleados públicos.

Y lo de la circulación dual está ocurriendo en todo el país. No solo circula el bolívar sino el dólar y en la frontera con Brasil, está el dólar y el real. Si te vas a la frontera con Colombia, está el peso colombiano. Vemos a diario cómo circulan varias monedas además de la moneda nacional.