A pesar de la reducción anunciada de las tropas de Estados Unidos en Irak, el gobierno iraquí desea una presencia continua de las fuerzas norteamericanas en su país para luchar contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI), indicó este jueves un alto general estadounidense.

AFP

Los soldados estadounidenses permitieron limitar con éxito las actividades de Irán y del EI, aseguró el jefe del Comando Militar de Estados Unidos en Medio Oriente, el general Kenneth McKenzie, en una conferencia del comité nacional sobre las relaciones entre Washington y los países árabes.

El ejército iraní redujo recientemente sus ataques, a la espera de que el gobierno iraquí «nos pida abandonar Irak», precisó McKenzie.

Bagdad mostró, sin embargo, «claramente su voluntad de conservar su colaboración con Estados Unidos y la coalición militar internacional para continuar nuestro combate contra los últimos elementos del EI», añadió.

El grupo EI aún cuenta con unos 10.000 fieles en la región de Irak y Siria, y sigue siendo una amenaza real, afirmó el general.

Sus declaraciones llegan después de que Washington anunciara el martes la retirada de soldados estadounidenses en Irak y en Afganistán.

Estados Unidos conservará 2.500 militares en cada país después de que regresen 500 de Irak y 2.000 de Afganistán.

«Los avances de las fuerzas iraquíes permitieron a Estados Unidos la reducción de sus efectivos en Irak», pero ahora Washington y sus aliados deben procurar evitar, con su presencia, que el grupo EI vuelva a crecer y pueda llevar a cabo ataques importantes, explicó McKenzie.

Para el general, la presencia militar estadounidense también disuadió a Irán de continuar sus ataques en el Golfo.

Seguir leyendo…

Glaudimar Hurtado Flores

Glaudimar Hurtado Flores

Periodista.