La noche de este miércoles 18 de noviembre, indígenas yukpas  niños, jóvenes y  ancianos  marchan por Caracas, luego de recorrer más de 1.000 kilómetros desde su hogar, en la Sierra de Perijá, estado Zulia, hasta la capital venezolana en busca de respuestas, de que se les escuche.

Según los reportes los indígenas se enfrentaron a funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) en Puente Llaguno, avenida Baralt de Caracas quienes les prohibieron el paso.

De forma extraoficial, Reverón aseguró que un uniformado de la PNB habría sido herido por una flecha durante el enfrentamiento entre los aborígenes y ese cuerpo de seguridad del Estado a escasos metros del Palacio de Miraflores.

“Los indígenas llegaron desde Zulia. Y exigen ser atendidos por Nicolás Maduro”, afirmó la comunicadora social en su cuenta de Twitter.

“Vinimos a exponer lo que ocurrió en la Sierra de Perijá, donde ocurrió un deslave que se llevó a siete niños. Tenemos un año denunciando la situación y no hemos recibido respuestas. Ahora los uniformados nos están maltratando”, dice Sandra Peñaranda, cacica mayor y lideresa del grupo desde Puente Llaguno.

A las 11:50 pm, Peñaranda confirmó que de la represión por parte de los cuerpos de seguridad en Puente Llaguno resultaron heridos dos hombres y dos mujeres. Para esa hora, dirigentes yukpa estaban reunidos con funcionarios de la vicepresidencia.

La situación de los yukpa, y de los indígenas en Venezuela, ha sido denunciada en varias ocasiones por la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

En el reciente informe de la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, se señaló que la crisis humanitaria que padece Venezuela “perjudicó desproporcionadamente los derechos económicos y sociales de muchos pueblos indígenas”.

Desde hace ya más de tres décadas los yukpa han intentado recuperar las tierras que ocupaban hace siglos. 

Compartir en: