Al Vaticano enviarán la clavícula derecha del próximo beato. En cada diócesis venezolana habrá un santuario diocesano para el resguardo de las reliquias.   “Queremos que el santuario nacional esté al norte de Caracas”. Cardenal Porras espera que beatificación sea en abril del 2021.

Por:  ÍLL

La clavícula derecha del Dr José Gregorio Hernández es la reliquia primaria (o magna) que llevarán al Vaticano. Fue mostrada al país por el cardenal Baltazar Porras en una misa, efectuada el pasado sábado 31 de octubre, en la que confirmaron que los restos fueron reconocidos y autenticados, tras el proceso de exhumación iniciado el lunes 26 de ese mes.

Un equipo de expertos, encabezado por  el doctor Enrique López Loyo, llevó a cabo la misión encomendada, como lo exige la Santa Sede.

En cada  cada diócesis y arquidiócesis venezolana también estará una reliquia auténtica y, como lo anunciara, a principios de mes el cardenal Porras, el relicario tendrá un modelo especial. 

Los relicarios que portarán las sagradas reliquias del próximo beato serán unos microscopios con el sombrerito que le caracteriza y una aureola, donde se colocará la reliquia de José Gregorio, explicó Porras, arzobispo de Mérida y administrador apostólico de la Arquidiócesis de Caracas, en una rueda de prensa recientemente.

Ese será el símbolo de la beatificación. El relicario con sombrero irá a la Santa Sede; el microscopio es la representación de de la ciencia. 

Este es el modelo del relicario que propone la Iglesia venezolana.

En cada diócesis, igualmente, habrá un santuario diocesano para el resguardo de las reliquias del médico ilustre de Insotú.   “Queremos que el santuario nacional esté al norte de Caracas”, afirmó el purpurado en esa ocasión.

La reliquia magna la mostró Porras al país el pasado sábado 31 de octubre.

El equipo de expertos que realizó la exhumación ratificó la sincronía entre los restos del Dr. José Gregorio Hernández de 1939 y de 1975 con lo que se ha encontrado este 2020.

 Médicos que verificaron, restauraron y conservaron osamentas del Dr.  José Gregorio Hernandez son egresados de la UCV.

En este acucioso trabajo, que comenzó a planificarse hace más de dos meses, se analizaron 113 piezas óseas.

Se pudo establecer, entre algunas características, que  José Gregorio habría presentado problemas respiratorios. Cojeaba de su pierna derecha. Medía 1,61 metros y su contextura era delgada. En su dentadura había incrustaciones de oro.

Médicos forenses debieron aplicar estabilizadores a las osamentas  para luego manipularlas y hacerle los estudios morfométricos.

Porras espera que la ceremonia de beatificación, a realizarse,   en Caracas,   sea durante la primera quincena de abril de 2021.

El «moisés», como ha llamado el cardenal al cofre que contenía los restos, se exhibe en la entrada del Santuario Nuestra Señora de la Candelaria, rejas cerradas, mientras siga la pandemia.

Una de las médico forenses de la comisión de expertos agradeció la oportunidad de trabajar en esta exhumación y dijo: «No es posible hacer ciencia sin fe».

La odontóloga forense  Sonia Vizo corroboró que los huesos encontrados en las piezas dentales corresponden a los del Venerable. «Encontré  que el doctor tenía su odontólogo, pues tenía restauraciones en material de oro (…) en el maxilar inferior también tenía restauraciones de oro. En vida se llegó a realizar algunas endodoncias», comentó.

El equipo que exhumó los restos quiso dejar claro ante ciertas críticas: “Nunca se profana cuando se va a dignificar y aquí con este proceso se dignifica al ilustre médico venezolana que próximamente será beatificado”.

Ir a la fuente original para seguir leyendo