Convertirse en madre es un hecho sumamente importante para toda mujer; es lo más maravilloso que puede haber, pero también implica un cambio trascendente en su vida. 

Durante el embarazo, se transitan unos meses especialmente sensibles de cara al cambio que se viene. Además, tu cuerpo experimenta una revolución hormonal que propicia aún más los cambios de estados de ánimo. Si encuentras que lo más mínimo te hace emocionar, que lloras por todo o explotas por cualquier cosa, es normal. Te contamos por qué te ocurre.

Las emociones durante el embarazo

Es normal que la embarazada sienta en esta etapa cierta fragilidad emocional, y las hormonas son las grandes responsables de los cambios de ánimo durante la gestación. 

Durante la gestación, los niveles de progesterona y estrógenos se duplican para que el bebé pueda desarrollarse y preparar el cuerpo de la mujer para la maternidad. 

También aumenta la producción de la hormona gonadotropina coriónica humana (HCG) -la hormona del embarazo-, de prolactina, para que la madre pueda alimentar a su bebé, y de oxitocina, que contribuye a fortalecer el vínculo con su recién nacido.

Estas fluctuaciones hormonales pueden causar cambios en las sustancias químicas del cerebro que regulan los estados de ánimo.

La revolución hormonal que experimenta la embarazada puede causar inestabilidad emocional, con cambios bruscos de humor. La parte emocional supera a la racional.

Cambios bruscos de estados de ánimo

Son muchas las emociones contradictorias que aparecen y desaparecen, suben y bajan como una montaña rusa a lo largo de nueve meses.

Son frecuentes los llantos y enfados por razones que en otro momento considerarías mínimas, estados bajos de ánimo por cuestiones que normalmente no te afectarían tanto. Así como fases de euforia, de actividad intensa, o por el contrario de bajón emocional, tristeza e inactividad. 

A todo esto, se suman las preocupaciones normales durante el embarazo, el temor a que pueda pasarle algo al bebé y las responsabilidades que se avecinan: ¿Irá todo bien? ¿Puedo hacerle daño? ¿Cómo será el parto? ¿Cómo será mi vida después del nacimiento?

Cómo ayudar a gestionar las emociones en el embarazo

¿Qué puedes hacer para sentirte mejor y disfrutar a pleno de tu embarazo?

  • No debes intentar controlar o reprimir tus emociones durante el embarazo. Simplemente, buscar la forma de sentirte bien y equilibrada cuando notas que ciertas emociones te superan. Recuerda que el estrés no es bueno para tu bebé, así como tampoco sentir una tristeza extrema. Si es así, pide ayuda profesional.
  • Apóyate en tus seres queridos. El apoyo de tus vínculos más cercanos es fundamental. Confía tus cambiantes sentimientos a tu pareja, amigos o familiares, ellos sabrán escucharte y te aconsejarán.
  • Conoce otras embarazadas. También acudir a clases de preparación al parto o estar en contacto con otras embarazadas podría ayudarte. Al compartir tus inquietudes con otras mujeres que están en tu misma situación, te sentirás respaldada y comprendida.
  • Muévete. Practica ejercicio físico moderado durante el embarazo. La caminata, el yoga o la natación son ideales en esta etapa. Te ayudará a mantenerte en buen estado, beneficiando al desarrollo de tu bebé y también a tu estado de ánimo.
  • Aliméntate bien. Una alimentación saludable y equilibrada también influye en tu estado de ánimo. Haz varias comidas pequeñas a lo largo del día para evitar digestiones pesadas y evita los alimentos azucarados, el alcohol, el té, el café y las bebidas gaseosas.
  • Busca momentos para tí misma. El autocuidado durante el embarazo es muy importante para tu bienestar. Dedícate unos minutos al día para hacer aquello que te haga sentir bien, puede ser un baño de inmersión, leer un libro, darte un masaje, escuchar música… ¡Mímate!

Foto | Janko Ferlic

En Bebés y más | El cerebro de la madre cambia durante el embarazo para cuidar mejor del bebé