Ha habido varias veces, que Dios buscó al menos una persona justa entre todos. Sodoma y Gomorra sufrieron las consecuencias de no ser encontrado.

          Me pregunto, cuántos profetas, maestros, ciudadanos normales y en todo tipo de ocupaciones y circunstancias, no buscamos que al menos haya una persona justa entre quienes nos rodean.

          He buscado, tratando de encontrar alguno en este Universo y en cuantos he recorrido, me hubiese conformado como Dios, si tan siquiera hubiese encontrado uno.

          Derrotado, desesperanzado cansado, miré qué había aprendido de tanto batallar buscando.

          Que es tiempo perdido, el tratar de encontrar una persona justa, si no es encontrada en el espejo.

https://yuishinsan.blogspot.com/2020/11/busqueda-desesperada.html

Maestroviejo
Author: Yurena García