El secretario general de la OEA, Luis Almagro, aseguró que las fraudulentas elecciones parlamentarias del 6 de diciembre, convocadas por la dictadura de Nicolás Maduro, no ponen en jugo la legitimidad de la Asamblea Nacional ni del presidente interino, Juan Guaidó.

“La legitimidad del presidente Guaidó y la Asamblea Nacional tienen su origen en un proceso electoral que fue semidemocrático pero que se respetó su resultado por las condiciones políticas de ese momento (2015), y esa legitimidad no se pierde por una nueva elección amañada. Hasta que no haya una nueva elección con características de justicia y transparencia, esa posibilidad de perder legitimidad no existe“, expresó en un foro del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS).

Almagro advirtió de la gravedad que representaría que los países pretendan “normalizar” relaciones con el régimen de Nicolás Maduro tras las cuestionadas elecciones del 6 de diciembre.

“Normalizar relaciones con la dictadura de Venezuela sería devastador para democracias en las Américas”, alertó.

Por ello llamó a incrementar la presión contra la dictadura chavista, incluyendo sanciones internacionales y avanzar con la Responsabilidad de Proteger.