Caracas.- El presidente de Argentino Alberto Fernández se reincorporó este jueves a sus labores tras dar negativo al segundo test de la COVID-19.

Lea también: Marino Alvarado: Deterioro de la FAES amerita su disolución y no una reforma

De acuerdo AP, Fernández concluyó su aislamiento preventivo de ocho días en la residencia presidencial de Olivos, en las afueras de Buenos Aires, que debió cumplir después de que Gustavo Béliz, secretario de Asuntos Estratégicos de la presidencia y uno de sus funcionarios más cercanos, contrajera COVID-19.

Al informar sobre el hisopado de control, la Unidad Médica Presidencial informó en un comunicado que Fernández “no ha presentado síntomas de enfermedad, siendo su evolución clínica absolutamente favorable”.

Béliz se habría contagiado de un familiar e integró la comitiva encabezada por el mandatario argentino que viajó a Bolivia para asistir el 8 de noviembre a la asunción del presidente Luis Arce.

El secretario de Asuntos Estratégicos también participó un día después junto a Fernández en la despedida del exmandatario boliviano Evo Morales en la frontera entre Argentina y Bolivia luego de que el líder indígena finalizó su estadía de casi un año en Buenos Aires en condición de refugiado.

Otros funcionarios argentinos que asistieron a esos actos también debieron aislarse y están a la espera de retomar sus tareas habituales.

Argentina registra más de 1,3 millones de contagiados de coronavirus y cerca de 36 500 fallecidos, según el último reporte oficial.