El equipo de abogados de la campaña de Trump retiró hoy la última demanda federal que aún tenía en Michigan. En esa demanda alegaban que que los funcionarios electorales locales se habían negado a certificar la tabulación de votos del área de Detroit.

El Político

De acuerdo a la demanda de la campaña de Trump hay dos declaraciones juradas, presentadas por los funcionarios electorales republicanos,  en las que alegan que solo lo hicieron bajo una presión pública significativa.

Como informó en su momento Politico, el martes por la noche los funcionarios electorales locales votaron por unanimidad la certificación de los resultados de las votaciones en Detroit.

Los dos funcionarios republicanos, Monica Palmer y William Hartmann, inicialmente votaron para oponerse a la certificación de los resultados del condado de Wayne. Pero en cuestión de horas, ambos revocaron y respaldaron la certificación.

Los funcionarios declararon más tarde que se sintieron presionados por la gobernadora Gretchen Whitmer, la secretaria de Estado Joyce Benson y los miembros del público que participaron en la reunión.

Palmer y Hartmann presentaron declaraciones juradas el miércoles por la noche a la campaña de Trump. En ella declararon que deseaban rescindir sus votos de certificación

“A última hora de la noche, me incitaron a certificar en base a la promesa de que se llevaría a cabo una auditoría completa e independiente”, dijo Hartmann en una declaración jurada certificada ante notario a las 6:29 pm del miércoles. “No habría aceptado la certificación si no hubiera sido por la promesa de una auditoría“.

“Hasta que se aborden estas preguntas, sigo oponiéndome a la certificación de los resultados del condado de Wayne”, escribió Palmer, en una declaración que fue notarizada a las 9:33 pm del miércoles.

The Associated Press informó que el propio Trump se conectó con Palmer y Hartmann el miércoles. Trump había elogiado públicamente su voto inicial en contra de la certificación y lo calificó como un acto de valentía. Pero la pareja dio marcha atrás y apoyó la certificación momentos después de que el presidente los felicitara.

De no haber certificado los resultados se podría alterar el conteo de cientos de miles de votos en Detroit y sus suburbios, los cuales fueron claves para los números registrados por Joe Biden en el estado.

Procesos pendientes

La campaña de Trump ha montado una serie de impugnaciones legales a los procedimientos de votación en los estados que ayudaron a impulsar a Biden, incluidos Michigan y Pensilvania. Pero los tribunales allí casi todos las han desestimado por considerar que carecen de fundamentos.

Ir a la fuente