“El derecho es, sin duda, una herramienta poderosa para la transformación social, por ello debe adaptarse a los cambios sociales que nos envuelven”, afirmó este martes el presidente del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), magistrado Maikel Moreno, al instalar el Congreso Internacional de Derecho Crítico desde la perspectiva de los Derechos Humanos.

“El derecho no puede centralizarse en una estructura rígida de instituciones jurídicas tradicionales que procuran que el sistema se subordine a condiciones burocráticas inalterables haciéndolo cada vez más distante de lo realmente importante en su esencia y razón de existir: hacer posible la convivencia social, pacífica, en garantía al orden, la paz, y en procura de mantener la justicia en las relaciones humanas”, señaló la Máxima Autoridad del Poder Judicial venezolano, durante la bienvenida al evento, el cual fue transmitido por las redes sociales desde el Auditorio Principal del TSJ.

Moreno destacó que “los cambios sociales son evidentes y a pesar del avance del tiempo, la búsqueda del bienestar común, la justicia social y el respeto a los derechos y garantías esenciales para preservar el equilibrio entre el poder del Estado y los derechos de los ciudadanos, aún se encuentran vigentes”, de acuerdo con nota de prensa.

En tal sentido destacó que “debemos evitar que el derecho gravite sobre condiciones inadecuadas generadas por sistemas arcaicos que lejos de la realidad social, impiden ofrecer una solución pacífica a los conflictos entre las personas, conduciendo además a un mayor distanciamiento de la brecha social y con ello a la injusticia”.

Reflexionó el magistrado Maikel Moreno sobre la capacidad actual de las instituciones jurídicas tradicionales para darle respuesta a los ciudadanos y las ciudadanas ante crisis como la generada por la  pandemia causada por el covid-19 o los nuevos parámetros generados por la globalización, ante lo cual manifestó que “estas, son algunas consideraciones  que debemos plantearnos desde estas perspectivas. Una revisión objetiva sobre la necesidad de conducir cambios tangibles en el mundo del derecho para hacer valer los principios y valores más fundamentales”.

El evento fue trasmitido vía videoconferencia y organizado por la Sala de Casación Civil del Alto Juzgado, que preside el magistrado Yván Darío Bastardo Flores; en el cual participaron representantes de Argentina, Colombia, Cuba, España, El Salvador, Italia y México.