• Los hogares de votantes venezolanos mostraban una clara división política basada en la razón que citaron para migrar a Estados Unidos. Aquellos que informaron que escapaban de la persecución y la amenaza de violencia estaban sólidamente en línea con Trump y los republicanos. Foto: Getty Images

La comunidad hispana en Estados Unidos no representa a un grupo homogéneo. Está conformada por personas de más de una decena de países que tienen en común el idioma español principalmente, pero analizar su comportamiento político como un grupo con una sola línea de pensamiento resulta muchas veces equivocado.

Tradicionalmente, los medios latinoamericanos ven con atención el estado de Florida, por ser una de las regiones con más diversidad de la comunidad, considerado como una entidad pendular; sin embargo, casi siempre ha votado por el Partido Republicano, a pesar de lo que las encuestas previas a cada elección suelen anunciar posibilidades de que el Partido Demócrata lo gane.

En Florida están registrados para votar 2.499.822 latinos, que representan a 17% de los votantes de la entidad, ubicándolo como el tercer electorado latino más grande, solo detrás de California (7.900.000) y Texas (5.6.00.000).

El estado de Florida está conformado por 67 condados. Trump ganó en 55 de estos, mientras que Biden obtuvo solo 12, aquellos donde se ubican las principales zonas metropolitanas de la entidad: Alachua, Broward, Duval, Gadsden, Hillsborough, Leon, Miami – Dade, Orange, Osceola, Palm Beach, Pinellas y Seminole.

Para que Biden ganara Florida era necesario obtener aproximadamente 70% del voto de los no cubanos este año. Mientras que Trump necesitaba mantenerlo por debajo de ese número. De acuerdo con Latino Decisions, el presidente obtuvo 55% del apoyo de esa comunidad en la entidad.

Gracias al apoyo duradero de los cubanoamericanos, los candidatos presidenciales republicanos siguen teniendo mejores resultados con los latinos en Florida que en cualquier otro estado”, dijo Gary Segura, decano de la Escuela de Asuntos Públicos Luskin de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) y cofundador y director de Latino Decisions.
Comparte en   

“Las poblaciones puertorriqueñas ubicadas en el centro de Florida, de tendencia demócrata, hacen de este (estado) el campo de batalla más competitivo entre los dos partidos por los votantes latinos”, agrega.

En cifras absolutas dentro del estado, Biden recibió 59% de los votos latinos, incluyendo 75% del apoyo de los puertorriqueños, mientras que Trump logró 38% de los hispanos, 25% de los puertorriqueños.

“Hubo una disminución del apoyo latino en el condado de Miami-Dade, pero el condado de Miami-Dade es 3,1% de la población latina nacional. El 97% no es el condado de Dade. La complejidad y variación del voto latino es ciertamente notable, pero con (una proyección de) 70-30 en todo el país, nuestra contribución (votantes hispanos) a los resultados es innegable”, explica Segura.

Llamar a los demócratas comunistas y socialistas no es nuevo, pero el discurso duro (y en gran parte vacío) de Trump sobre Venezuela y su fortuito endurecimiento de las restricciones a Cuba han sido la pieza central de este llamamiento. Pero sería un error considerar el ataque como una cuestión exclusivamente de política exterior. Los republicanos utilizan el “socialismo” para generar preocupaciones que tienen más que ver con la economía (los impuestos) y la cultura y raza (Black Lives Matter) que con el autoritarismo.

El objetivo principal de esta estrategia siguen siendo los votantes cubanos. Pero su campaña ha tratado de quitar votos a otros bloques pequeños y en crecimiento, como el de los venezolanos, nicaragüenses y colombianos.

Foto cortesía

El voto nicaragüense no ha demostrado ser especialmente conservador, pero esta comunidad huyó a Florida en masa durante el régimen sandinista de la década de 1980. Con Daniel Ortega, el autócrata de esa época, de vuelta al poder hoy y aliado de los gobiernos de Cuba y Venezuela, el Partido Republicano espera que los mensajes dirigidos a los dos primeros también afecte esta votación.

“La conversación debe ser la siguiente: nunca hubo un bloque de votantes latinos unificado a nivel nacional”, advirtió Julio Ricardo Varela, fundador de Latino Rebels, una organización sin fines de lucro.

Barack Obama ganó la reelección en 2012 gracias al triunfo en Florida, Iowa y Ohio, pero Biden perdió estos tres estados. La elección de este año la decidieron Pennsylvania, Michigan y Wisconsin, entidades que habían sido demócratas hasta 2016, cuando Trump se los arrebató sorpresivamente a la senadora Hillary Clinton.

Cubanos y venezolanos prefieren en su mayoría al Partido Republicano

A diferencia de otros votantes hispanos registrados, la mayoría de los cubanos se identifican como republicanos. Un patrón que tiene implicaciones electorales para el resultado de Trump en el estado de Florida.

En todo el país, 58% de los cubanos registrados para votar se afilian o se inclinan por el Partido Republicano, mientras que 38% se identifica o inclina con el Partido Demócrata; en comparación, alrededor de dos tercios de los votantes hispanos que no son cubanos (65%) se identifican como demócratas o se inclinan hacia ellos, mientras que 32% se afilian al Partido Republicano, según una encuesta del Pew Research Center.

Foto cortesía

Históricamente, los cubanoamericanos han respaldado al Partido Republicano por la políticas que tienen hacia su isla (sanciones, restricciones), pero ese apoyo se ha suavizado a medida que una nueva generación de cubanos de tendencia demócrata nacidos en EE UU ha alcanzado la mayoría de edad. En 2013, proporciones similares de votantes registrados cubanos se identificaron con el Partido Republicano (47%) y el Partido Demócrata (44%). Ese mismo año, 60% de los votantes hispanos no cubanos se identificaron como demócratas y 28% como republicanos.

Según un análisis del Centro de datos de la Oficina del Censo estadounidense, hay 1.400.000 de cubanos elegibles para votar. La mayoría (55%) eran ciudadanos naturalizados que nacieron fuera del país y 65% vivían en el estado de Florida.

Hasta la década de 1980, los cubanos representaban 49% del electorado hispano en Florida. Es un porcentaje que fue cayendo hasta alcanzar en este momento 29%, debido a la diversa migración de otras poblaciones de Latinoamérica, entre ellas la de puertorriqueños, quienes en la actualidad son la segunda mayor población de votantes hispanos en el estado (27%). Tras el paso del huracán María en 2017 por la isla, su presencia en suelo estadounidense se ha hecho más presente.

El Partido Republicano de Florida ha estado jugando con los márgenes hispanos en Florida durante mucho tiempo. Los candidatos estatales, desde Jeb Bush hasta Rick Scott, han ganado las contiendas, en parte, a través de una estrategia de seleccionar votos de sub-bloques hispanos a través de servicios de asistencia social, explica Equis Research, organización que interpreta los resultados del votante latino.

La campaña de Trump ha seguido ese libreto de manera más visible, a través de su acercamiento hacia los votantes venezolanos. Sin embargo, no hay mucha información pública sobre los votantes latinoamericanos. Son más difíciles de sondear: los números son más pequeños, por lo que las diferencias no se detectan en una encuesta estatal, y sobre muestrearlas puede ser bastante costoso. Como resultado, algunos de los votantes hispanos más críticos en Florida son casi invisibles para los políticos que aún no están integrados en estas comunidades.

Hay unos 77.000 votantes venezolanos elegibles en Florida, alrededor del 60% de ellos en el sur del estado, según el análisis de Pew Research Center de datos del censo, del total de 421.000 venezolanos que viven en territorio estadounidense. De ellos, las tasas promedio sugieren que unos 50.000 están registrados para votar, y aproximadamente la mitad de ese número vota en la carrera presidencial.

Esos son números bastante pequeños, pero en un estado decidido por márgenes estrechos, cualquier cambio en el apoyo entre comunidades más pequeñas puede tener un gran efecto. Aunque los venezolanos representan solo 2% del electorado hispano, es el grupo de mayor crecimiento de origen latino. Aumentó 184% en una década, de 2008 a 2018. 

Las cifras muestran que Trump, claramente, ha logrado avances entre algunos subgrupos de América Latina en relación con el desempeño anterior del Partido Republicano. Lo más probable es que haya mejorado con los venezolanos. Una encuesta en línea reciente de Bendixen / Amandi mostró que 66% de los venezolanos apoyan a Trump; esa encuesta entrevistó a adultos venezolanos, no registrados o incluso votantes elegibles, utilizando direcciones de correo electrónico proporcionadas por una organización sin fines de lucro, señala Equis Research.

La firma Myers Research y Castillo & Associates realizó una serie de etnografías en los hogares de votantes venezolanos a finales de 2019 que mostraba una clara división política basada en la razón que citaron para migrar a Estados Unidos. Aquellos que informaron que su migración se debía a que escapaban de la persecución y la amenaza de violencia estaban sólidamente en línea con Trump y los republicanos: eran los guerreros antiizquierdistas.

La mitad de los hispanos no son elegibles para votar

En Estados Unidos viven alrededor de 60.000.000 de hispanos, pero poco más de la mitad de ellos (32.000.000) son elegibles para votar, la proporción más pequeña de cualquier grupo racial o étnico. Aunque esta población ha crecido rápidamente en las últimas décadas, muchos no son votantes elegibles.

Más que otros grupos raciales o étnicos, muchos hispanos son jóvenes (18,6 millones son menores de 18 años) o adultos no ciudadanos (11.300.000, más de la mitad de los cuales son inmigrantes no autorizados para vivir en el país).

La proporción de la población hispana que es elegible para votar varía mucho según el estado. Aproximadamente 71% de la población hispana de Maine es elegible para votar, al igual que 68% de la de Montana, la proporción más alta del país. Entre los estados con la mayor población hispana, aproximadamente la mitad o más son elegibles para votar en Florida (56%), California (51%) y Texas (50%). Los dos estados con el porcentaje más bajo de votantes elegibles entre la población hispana son Carolina del Norte (34%) y Tennessee (33%), advierte Pew Research Center.

Foto cortesía

Previamente al resultado final del ciclo electoral de 2020 se consideraba que los votantes latinos de Arizona, Florida, Nevada y Texas podrían definir el resultado de las elecciones presidenciales, sin embargo, la participación de esta comunidad fue mucho más amplia, haciéndola decisiva en otros estados.

En Arizona y Nevada, estados con una población latina sustancial (30%), predominantemente mexicoamericana, Biden ganó la mayoría del voto latino. El apoyo de ellos le abrió el camino hacia la Casa Blanca en el área conocida como Sunbelt states (estados del sur y suroeste con un clima más cálido con poblaciones de rápido crecimiento económico).

Los latinos representan uno de cada cinco votantes en Arizona y Biden ganó 63% de sus votos, mientras Trump obtuvo un tercio. El demócrata superó la votación de Clinton, quien obtuvo 61% de los votos latinos de ese año. Trump ganó Arizona en 2016 por 800.000 votos. En Nevada, sin embargo, el presidente mejoró el voto latino de 29 a 36% mientras que Biden recibió 56%, por debajo del 60% que sacó Clinton.

Aproximadamente medio millón de latinos de Michigan (la mitad elegibles para votar) no atraen mucha atención a quienes cuentan de cerca los votos electorales, pero el margen de victoria más pequeño de Trump en 2016 llegó en Michigan, donde ganó por poco más de 10.000 votos y solo 0.2% en todo el estado.

Con poco más del 7% de la población latina de Wisconsin, los latinos podrían no ser considerados vitales para ganarlo, pero ningún estado ha sido más competitivo desde Trump superó en 2016 en menos del 1%”, destaca Segura.
Comparte en   

A medida que la población latina crece en Pennsylvania, la formación de coaliciones será un factor importante para el futuro de los políticos del estado. Esta comunidad creció en un 39% desde 2010, pasando de 720.000 a más de un millón. “Pennsylvania había sido considerada como el estado de punto de inflexión más probable en la carrera presidencial de 2020, es ahora un estado de influencia latina”.

Tabla comparativa de resultados del voto hispano en estados decisivos

Datos parciales de Latino Decisions, aún están contándose papeletas

La pandemia fue determinante para los votantes latinos

Según la encuesta de Election Eve, la pandemia por covid-19 tuvo un impacto significativo en los votantes latinos. A nivel nacional, 67% de los latinos encuestados estuvo de acuerdo con la declaración de que Trump “ignoró las primeras señales de advertencia” sobre el virus y “administró mal” la respuesta del gobierno. Sus actitudes son similares a las de los estadounidenses de origen asiático (67%), pero notablemente más bajas que las de los afroamericanos (84%).

Solo los votantes blancos encuestados tenían más probabilidades de estar de acuerdo con la afirmación de que “no había nada que Trump pudiera haber hecho de manera diferente” para limitar la propagación del virus (54%) que los blancos que estuvieron de acuerdo en que Trump “ignoró” y “administró mal” el virus (46%).

Además, 57% de los latinos informó que ellos, un miembro de su hogar, de su familia o alguien que conocen había contraído el virus en algún momento. Esta cifra es similar a las tasas de respuesta de los afroamericanos (54%) y los nativos americanos (59%), pero un poco más baja para los asiático americanos (45%) y los blancos (49%). Un 85% combinado de latinos dijo estar “totalmente de acuerdo” (67%) o “algo de acuerdo” (31%) en que el próximo Congreso debería aprobar un proyecto de ley de estímulo integral de covid-19 de 2 mil millones de dólares.

En Arizona, los latinos representan 32% de la población y 45% de los casos de covid-19. En Florida, representan 26% de la población y 38% de los contagios. En Nevada, representan el 29% de la población y 45% de los casos de Coronavirus, y en Texas, representan el 40% de la población y el 45% de los infectados por el virus.

Georgia codicia el voto latino para el senado

Georgia, un estado republicano en donde habrá segunda vuelta el 5 de enero para elegir a los dos senadores que faltan para completar el mapa de la Cámara Baja, voltea su mirada hacia los votantes hispanos, quienes podrían ser decisivos en el resultado. Aunque los latinos representan solo 5% del electorado con 377.00 personas elegibles para votar es una población que ha ido creciendo.

“Entre 2010 y 2019, la población latina de Georgia creció de 854.000 a 1.050.000, un aumento del 22,8%”. Así lo advirtió el cofundador de Latino Decisions Gary Segura. “Nadie que haya prestado mucha atención a la cambiante demografía de Georgia se sorprende de que un estado que ningún demócrata ha obtenido desde Bill Clinton en 1992 surgiera en 2020 como un nuevo campo de batalla presidencial”.

La población latina en Georgia suele tener trabajos relacionados con la agricultura, la industria de servicios y de construcción. Se concentra en los condados de Cobb y Gwinnet que cambiaron a azul (demócrata) en 2016, permanecieron igual en 2018 y profundizaron su tendencia política en 2020. En el condado de Gwinnet, una zona suburbana de Atlanta, Biden obtuvo 75% de los votos; sobre todo en las zonas con alta concentración de latinos.

También te recomendamos

Trump desafía la institucionalidad negándose a aceptar la derrota electoral

La entrada El voto latino fue decisivo en el triunfo de Joe Biden se publicó primero en El Diario.

Heidy Mercado González

Heidy Mercado González

Periodista. Escribidora de oficio.