• El personal obrero lucha por obtener sustento para sus familias a pesar de los recortes salariales, el pago desigual de sus utilidades y el arrebato de sus beneficios

Los trabajadores de las empresas básicas del estado Bolívar se vieron obligados a permanecer fuera de sus puestos de trabajo desde marzo de 2020, fecha en la que el régimen de Nicolás Maduro decretó cuarentena en todo el territorio nacional para evitar la propagación del covid-19. La situación ha provocado una ola de descontento, inactividad laboral y falta de recursos económicos para el personal obrero.

A pesar de las medidas del régimen durante los últimos meses con la cuarentena, los trabajadores salieron a las calles para protestar y exigir que se respeten sus derechos laborales. Estas manifestaciones han sido lideradas principalmente por Rubén González, secretario general del sindicato de Ferrominera del Orinoco, quien ha denunciado y exigido al Estado que se cumplan las leyes de la Constitución en beneficio de los trabajadores.

“Uno no tiene ninguna confianza en que el gobierno vaya a resolver el problema de los trabajadores”, aportó Rubén González en exclusiva para El Diario; sin embargo, continuarán exigiendo las condiciones dignas de trabajo que necesitan. 

González se refirió a los salarios como “paupérrimos”, ya que nunca llenarán las expectativas de las familias venezolanas si no se empiezan a hacer los cambios necesarios para la reactivación de las empresas desde ahora.

Foto cortesía

La cuenta oficial de la Oficina Nacional de Planificación y  Presupuesto (Onapre), que es la tabla salarial para los trabajadores públicos impuesta por el régimen, anunció de manera no pública que el aumento del salario mínimo sería de 1.200.000 de bolívares, que según la tasa oficial del Banco Central de Venezuela (BCV) para este 18 de noviembre sería de 1,8 dólares.  Esto fue confirmado y difundido por la Central de Trabajadores/as Alianza Sindical Independiente (ASI).

Desde el año 2018 el gremio de trabajadores de las empresas básicas como la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), Bauxilum, Ferrominera del Orinoco, Madera del Orinoco, Alcasa, Sidor, entre otros, protesta por los recortes del sueldo; exigen transparencia de los tabuladores salariales, además de estar en contra de la disminución de las utilidades.

Beneficios arrebatados a los trabajadores 

Rolando Muñoz, miembro principal de la Intersectorial de Trabajadores de Guayana (ITG) y trabajador de CVG Bauxilum, comentó en exclusiva para El Diario que el incumplimiento de los beneficios no empezó desde que se decretó la cuarentena, sino que es un problema que se presenta desde 2018. “Cuando firmaron el acta donde entregaron nuestros beneficios y eliminaron las tablas salariales, a partir de ese momento comenzó la debacle de los beneficios de los trabajadores, incluyendo también los salarios. Consecutivamente cayó la pandemia y ahí se agudizó mucho más”. 

El Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS) registró en octubre del año 2018, 553 protestas por parte del gremio de los trabajadores de las empresas básicas debido al incumplimiento de sus contrataciones colectivas, así como la protección del salario y del empleo. El informe también acota que desde el aumento del sueldo de ese año ya no reciben ciertos beneficios o están desfasados con respecto a la crisis económica del país.

El informe de la OVCS destaca que “los contratos colectivos están afectando en buena medida a los trabajadores del sector público, donde el Estado es el patrono. La pretensión de eliminar los méritos académicos, escalafones, primas y demás beneficios contractuales se suman al malestar que desde hace años ha mantenido a los empleados universitarios en conflicto”.

Rubén González añadió que “aquí hubo un instructivo en octubre de 2018 que eliminó las tablas salariales, igualmente los tabuladores y prácticamente eliminó todos los beneficios.” 

Detalló que uno de los beneficios que recibían para los niños era la ayuda económica para su educación. La empresa se encargaba de pagar las matrículas y la mensualidad, también de aportarles sus útiles escolares.

Durante la época navideña los jóvenes recibían juguetes e incluso dispositivos electrónicos como televisores, teléfonos y  los juguetes populares del momento; pero ahora, al igual que el material escolar, solo reciben “cachivaches”.  

El recorte de las utilidades es otra de las causas por las cuales los trabajadores protestan desde hace dos años; la disminución de los aguinaldos comenzó a implementarse en diciembre de 2018. Llegó a 2019 y continuó de la misma forma hasta el día de hoy, dijo Muñoz.

“Primero porque lo que se está cancelando no es lo que está establecido en las contrataciones ni en los acuerdos; segundo, porque lamentablemente los cálculos que se están haciendo son a espalda de los trabajadores y tercero, que las utilidades siempre son canceladas en un monto correspondiente que tenga cada trabajador en los primeros 20 días de septiembre. Entonces le pagan 25% de adelanto sin tener una base de cálculo que puedan manejar los trabajadores como en años anteriores, lo que ocasiona una pérdida por la subida tan rápida del dólar” detalló Muñoz. 

Rubén Gonzaléz también mencionó que los trabajadores prácticamente no cuentan con seguro HCM para cualquier emergencia dentro de las empresas, tampoco sus familiares. “Nosotros tenemos una clínica en Ferrominera Orinoco donde no hay medicamentos, tampoco insumos. Antes había de todo e incluso se realizaban operaciones complicadas para los trabajadores junto con las hospitalizaciones”.

Noél Hernández, trabajador de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), acotó que este beneficio fue en declive y lo suspendieron desde hace dos años. Una de sus mayores exigencias hacia el Estado es restituir las conversaciones colectivas junto con los beneficios que les arrebataron a los trabajadores. 

Williams López, trabajador de Maderas del Orinoco, añadió: “Hace mucho se vienen incumpliendo con los HCM. Mujeres embarazadas, trabajadores con enfermedades terminales se han dejado a la buena de Dios, incluso hay trabajadores que han muerto en las puertas de las clínicas por falta de atención médica”.

El panorama navideño de los trabajadores de las empresas básicas 

Sin los beneficios con los que antes contaban, sumado a los recortes salariales, la modalidad de pago dividido de las utilidades y  la pandemia por el covid-19, el personal se vio obligado a buscar otras fuentes de ingreso para soportar las navidades de este año. Empleos que les permitan por lo menos obtener alguna ganancia y poner algo de comida sobre sus mesas.

Los trabajadores cobran menos estando inactivos en sus hogares a diferencia de cuando pueden laborar dentro de la empresa. Pero las compañías todavía no dan explicación o información sobre cuándo se podría volver, por lo menos de forma paulatina”, dijo Muñoz.
Comparte en   

El miembro principal de la ITG agregó que el sueldo apenas alcanza para comprar una harina de maíz, una familia no puede sobrevivir con eso; esto provocó que los trabajadores comenzaran a retirarse a las labores informales. “Pero también hay un gran número de trabajadores que sobreviven solo con ese sueldo; hubo uno que tuvo que venirse a pie de Ciudad de Bolívar hasta Sidor para reclamar que no le estaban pagando su salario”.

“Es mentira que en diciembre vamos a comer hallaca y pan de jamón, es una gran mentira por parte del gobierno. Es posible que en las casas lo que vayamos a cenar sea una arepa con los sueldos miserables que recibimos. Tenemos un salario mínimo que no llega ni a dos dólares, y la misma Constitución en el artículo 91 dice que el salario debe estar conforme a la cesta básica de los trabajadores, pero el gobierno no cumple con eso”.

López detalló que para diciembre de 2020 más de 1.800 trabajadores se ven en un estado de desempleo, sin nada que poder ofrecerle a sus hijos. “Navidades infelices” fue la forma en que un trabajador describió cómo será su situación y la de sus compañeros para la época decembrina.

Lo que le exigen al régimen

Lo que les exijo es que hagan un análisis de los gastos conforme a la cesta básica. Que estipulen un salario con base en eso”, dijo Rubén González.
Comparte en   

Rolando Muñoz acotó que el régimen debe cumplir con las exigencias que el gremio de los trabajadores lleva realizando a través de protestas desde 2018. Estas se resumen a el cumplimiento en las contrataciones colectivas y la Ley Orgánica del Trabajo.

“Lo cual ellos destruyeron y no solamente el beneficio de los trabajadores, sino también en la situación en la que se encuentran sumergidas todas las empresas de Guayana, porque las administraciones las coloca es el gobierno nacional. Ellos son los culpables de que los que se han puesto al mando se dediquen a hacer política y no buscar el reimpulso productivo de las empresas”. 

Los trabajadores seguirán protestando en rechazo a las políticas que violan sus derechos. Aseguran que la única forma en la que las empresas vuelvan a producir es invirtiendo en ellas, que el dinero se use para su recuperación.

También te recomendamos

Bonificaciones en dólares: la nueva realidad de algunos trabajadores en Pdvsa

La entrada El desolador panorama de los trabajadores de las empresas básicas en Bolívar se publicó primero en El Diario.

Heidy Mercado González

Heidy Mercado González

Periodista. Escribidora de oficio.