Los controvertidos comicios para renovar el Parlamento de Venezuela, rechazados por buena parte de la oposición al madurismo, tendrán más de 14.000 aspirantes, de acuerdo con el cuestionado árbitro electoral. Pero algunos de estos candidatos destacan más por sus inusuales orígenes y anécdotas del pasado que por sus propuestas legislativas.

AP-El Mundo-TVES

Aunque la lista de los que podrían considerarse como candidatos extravagantes supera con creces la veintena, hay tres que en este apartado toman la delantera: Nicolás Maduro Guerra, el hijo del gobernante en disputa venezolano, Nicolás Maduro, y los presentadores de televisión Juan Eleazar Figallo y Winston Vallenilla.

“NICOLASITO” MADURO, ¿UN HEREDERO?

El economista Nicolás Maduro Guerra es más conocido, por ahora, por sus radicales declaraciones y por haber bailado bajo una lluvia de billetes durante una boda en 2015, cuando la crisis venezolana comenzaba a coger cuerpo.

Muchos recuerdan también que, en 2017, amenazó a Estados Unidos con una contundente respuesta militar si Venezuela llegara a ser invadida por la Administración del presidente Donald Trump.

“Si se diera el supuesto negado de mancillarse el suelo patrio, los fusiles llegarían a Nueva York, señor Trump, tomaríamos la Casa Blanca, (porque) hasta Vietnam se quedaría pequeño“, dijo en una sesión de la controvertida Asamblea Nacional Constituyente, de la cual es miembro.

Pero en su carrera por una curul en el Parlamento por el costero estado Vargas, Maduro Guerra está intentando dejar atrás esta imagen y se presenta como el candidato de la juventud y de las ciencias, un ámbito en el que su país, cree, tiene posibilidades de mejora.

Así, este joven que muchos ven como un “heredero” político de su padre, ha propuesto una universidad para la tecnología en esta región, que vive de su puerto y del turismo, pero también ha sugerido la creación de leyes para apoyar a los emprendedores locales.

A sus 30 años, ya tiene experiencia en la administración pública, aunque siempre de la mano de su padre, a quien han acusado de nepotismo por asignarle cargos sin concurso.

La primera de estas designaciones, cuando el joven contaba solo con 24 años, lo convirtió en jefe del Cuerpo de Inspectores Especiales de la Presidencia de la República, un órgano creado para multiplicar los ojos supervisores del Gobierno.

Más adelante, fue coordinador de la Escuela Nacional de Cine y ejerció un rol importante en la Juventud del Partido Socialista Unido de Venezuela, que también preside su padre.

“JUANCHO”, EL SOLIDARIO

Alguna vez fue considerado como uno de los periodistas más comedidos del país, pero ahora el presentador de noticias Juan Eleazar Figallo conduce el programa de televisión “El Solidario”, de la televisión privada y de corte madurista Globovisión, donde la estridencia es la clave.

“¿Hasta cuándo?”, grita durante una sección del show matutino, mientras lee al aire decenas de quejas por la crisis venezolana.

“‘El Solidario’ me llevó al pueblo, fue como una atracción (…), lo defino así, como un enamoramiento con el pueblo“, dice el hombre a Efe en medio de una pausa publicitaria en su programa del lunes.

Ese “enamoramiento”, como lo llama, le llevó a optar por un puesto en el Parlamento por el municipio Petare, del estado de Miranda, pero que hace parte de la conurbación de Caracas y donde tiene asiento la favela más grande del país.

¿Su partido? El del pastor evangélico y exaspirante a la presidencia Javier Bertucci, un hombre al que calificó como “amado”.

Él mismo se considera como un candidato “inusual”, al reconocer su poca experiencia en la política. Pero también como “pueblo”, un hecho que lo lleva a tomar posturas alejadas del credo de su partido.

Como candidato de un partido evangélico, Figallo rechaza el aborto y se declara creer “en la vida por encima de todo”, pero sí deja la puerta abierta para debatir sobre el matrimonio igualitario.

“En temas de sexualidad soy total y absolutamente respetuoso de la diversidad sexual y de la orientación sexual de todas y cada una de las personas”, asegura. “Apoyaría una ley por el matrimonio igualitario, son mis hermanos, son mis hermanas, con los mismos derechos que puedo tener yo y en ese sentido los apoyo completamente”, añade.

EL OPOSITOR QUE PUSO “RODILLA EN TIERRA”

Como actor de telenovelas y animador, el candidato del madurismo por el estado de Miranda Winston Vallenilla hizo carrera en los principales canales de televisión de Venezuela, donde encontró fama y fortuna.

En uno de ellos, RCTV, que cerró en 2007 cuando el Gobierno de Hugo Chávez (1999-2013) no renovó su concesión de operaciones, conoció a su esposa y quedó en la retina de los venezolanos como opositor, al criticar la gestión del entonces presidente venezolano.

Pero seis años después, Vallenilla animó un acto por el cuarto triunfo electoral de Chávez y declaró que estaba “rodilla en tierra” con el mandatario, ganándose el rechazo inmediato de los opositores ante tan radical giro.

Antes, era más conocido por la frase “familia”, que exclamaba antes de iniciar cada edición de un extinto programa de concursos.

En esa época, su fama creció de tal manera que se volvió celoso de su privacidad, un hecho por el que llegó a ser considerado como “arrogante”.

Ya intentó obtener un cargo de elección popular, cuando optó por una alcaldía caraqueña en las municipales de 2013, que perdió al obtener menos del 20% de los sufragios.

Ahora, el polifacético artista es más un ejecutivo, y hasta hace poco presidió la televisión pública TVES, donde animó una revista sabatina y protagonizó una telenovela junto a su esposa, la también artista Marlene de Andrade, quien es ahora la jefa de la planta.