Iota, que tocó tierra la noche del lunes en Nicaragua como un huracán categoría 4, se debilitó este martes a tormenta tropical mientras seguía azotando partes de Centroamérica.

Por Redacción Miami Diario

El Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés) alertó sobre “catastróficas” inundaciones y deslaves en Honduras y Nicaragua para las próximas 24 horas.

Según el boletín de las 1 p.m. ET de este martes del NHC, Iota se ubicaba 105 millas al este de Tegucigalpa, Honduras.

Vale destacar que el huracán tenía vientos máximos sostenidos de 65 millas por hora, y se movía en dirección oeste a una velocidad de traslación de 12 mph.

El NHC advirtió que las autoridades de Nicaragua y Honduras deberían seguir de cerca el desarrollo de la tormenta.

Se esperaba que en las próximas horas el huracán atravesara el norte de Nicaragua con fuerza de tormenta tropical, y luego cruzaría hacia el sur de Honduras como una depresión tropical esta noche, antes de disiparse cerca de El Salvador el miércoles.

La ubicación del impacto del ciclón es prácticamente la misma de donde el huracán Eta, también de categoría 4, tocó tierra el 3 de noviembre.

Peligro en el caribe colombiano

El huracán Iota dejó incomunicada el lunes a la isla colombiana de Providencia, poblada por unas 5,000 personas y donde los fuertes vientos se llevaron los techos de dos de los refugios habilitados para la emergencia.

Walden Downs, coordinador de Gestión del Riesgo de San Andrés, afirmó que al momento no se podía hacer un reporte concreto sobre lo que estaba ocurriendo en el archipiélago de San Andrés y Providencia.

En una llamada telefónica Downs, quien estaba en la isla de San Andrés, señaló que “la preocupación de nosotros es con el municipio de Providencia porque no hemos tenido ningún reporte de ellos desde las tres de la mañana (del lunes)”.

Sin embargo, manifestó que antes de que se cortaran las comunicaciones con Providencia, una isla que tiene una superficie de 6.6 millas cuadradas, fueron informados sobre “dos refugios que se les volaron el techo” y muchos “árboles caídos”.

Sobre San Andrés, donde viven más de 43,000 ciudadanos, Downs manifestó que hay “muchos árboles en vía pública, muchos árboles han caído sobre algunas viviendas”, pero advirtió que aún no puede dar una cifra concreta de daños porque “estamos pasando por las lluvias fuertes”.

Igualmente dijo que muchas casas perdieron sus techos en algunas zonas de la isla y que la comunidad no llegó masivamente a los refugios temporales como pensaban las autoridades, aunque expresó que estos se mantienen activos.

San Andrés, del que también hacen parte las islas de Providencia y Santa Catalina, es el único departamento insular de Colombia y su economía se basa en el turismo.

Con información de: cnn

También puedes leer:

Descubre quién se quedó con la millonaria fortuna de Pablo Escobar

Siete celebridades que no sabías que padecían de algún trastorno mental

Corinna Larsen, examante del rey: “A Juan Carlos le pusieron hormonas femeninas”