Bendito chela:

Octubre, 1952

Aquellos Seres Inteligentes, como los treinta voluntarios de Venus, que eligieron ser la “levadura en el pan”, al entrar en la propia sustancia de la tierra en cuerpos de carne estuvieron de acuerdo con la responsabilidad de generar karma en cada encarnación, gustosamente consagrándose a trabajar a través de las mismas formas limitadas en las cuales debe funcionar la humanidad en evolución.

Son muchos los habitantes de esta Tierra y de su atmósfera que no pertenecen a su evolución. Algunos han venido, en libertad, para ofrecer su fortaleza a las conciencias en evolución de la cadena y otros han sido traídos desde cadenas anteriores, porque no evolucionaron lo bastante rápido para obtener la madurez en Dios dentro de la Hora Cósmica asignada. Yo estoy entre aquellos que han venido desde otra “estrella”, y aunque me sometí a la voluntaria renuncia a la liberación, aceptando los recurrentes papeles de las encarnaciones a lo largo de muchas eras, fue un servicio voluntario a la vida por Mi parte.

Así pues, incluso los Espíritus Guardianes de otros mundos y cadenas, han tenido que atravesar el proceso de ascender desde las sombras emocionales, mentales, morales y espirituales, a la luz de su propia Presencia. Para Ellos, el proceso de disolver el karma auto-creado era relativamente fácil, pero a menudo, cuando la deuda kármica estaba completamente pagada, dichos espíritus liberados renunciaban al Nirvana, e incluso a la Ascensión, para volver una y otra vez a la Tierra, para convertirse en el estímulo para los empeños espirituales de sus gentes. Por ejemplo, el Amado Hermano, Jesús, nació “sin pecado” o limitaciones kármicas, y vivió en una “vestidura de carne” como servidor voluntario de la Ley Cósmica. De manera similar, Kuthumi y Mi humilde Ser nos sometimos voluntariamente a la ley kármica, para ayudar en la evolución de la humanidad, y encarnamos, una y otra vez, para ofrecer el apoyo de nuestras energías de vida en las diversas eras. En esta recurrente visitación a la Tierra, Nosotros acumulamos una deuda kármica individual, que tuvimos que eliminar con el uso consciente del Fuego Sagrado, de un modo muy similar al que les está enseñando a hacer el Amado Saint Germain, mediante el uso de la Llama de Misericordia y Compasión.

La inteligencia auto-consciente no necesita crear karma destructivo, pero está sujeta a las mismas tentaciones que el menor entre los hijos de los hombres de usar mal la energía que le es confiada por la Presencia de Dios. Por lo tanto, muchos de los Guardianes de la raza, en su exilio voluntario, han tejido redes individuales de limitación kármica, que atan Sus espíritus libres y opacan su luz, así como las cadenas kármicas de los habitantes naturales de esta pequeña “estrella” la han hecho tan recalcitrante que la Ley votó que fuese devuelta a la nada.

Cualquier Presencia Maestra puede “retener” uno o más de Sus cuerpos, y funcionar a través de ellos antes de dejarlos para siempre. Nosotros “dejamos” la carne, como se explica arriba, pero retuvimos los vehículos etéricos, por motivos de conveniencia durante los días de la Teosofía, porque, como ustedes ven, es difícil contactar con el hombre mediante las elevadas vibraciones de la Presencia electrónica, como debemos hacer hoy en día. Materializar el doble etérico es muy fácil, pero materializar la Presencia Maestra Ascendida es un gran shock para el chela, hasta que él esté muy, muy, pero muy bien asentado en la Paz que verdaderamente “sobrepasa la comprensión de la mente”.

Durante nuestra encarnación como dos de los “Reyes Magos”, en el tiempo del ministerio de Jesús, Nuestra deuda kármica fue equilibrada y Nuestras encarnaciones desde entonces han sido totalmente de naturaleza voluntaria, libres de creación y reacción kármica. Cuando finalmente completé Mi ronda de encarnaciones, habiendo “realizado el propósito para el cual fui creado como hombre”, Yo retuve el cuerpo etérico de un potentado hindú, que usé durante toda la asociación con Helena Blavatsky. Kuthumi sirvió de un modo similar. Estos vehículos tenían todas las reconfortantes apariencias de la “carne” y fueron absorbidos dentro de la Vestidura Electrónica en la “Ascensión” final de la conciencia, que tuvo lugar cuando se completó la dispensación de la Teosofía. Confío en que esto te ayudará a comprender algunas de las afirmaciones contradictorias acerca de Nuestra presencia, identidad y estatus espiritual.

M

Habiten siempre en Mi Corazón, hijos. ¡Es siempre de ustedes, a sus órdenes!

Tomado del libro: El primer rayo – El Morya – Recopilado por Thomas Printz
Ir a la fuente

Maestroviejo
Author: Benjamín Zaldívar