Cada vez que falla la electricidad, los venezolanos saben que han perdido mucho más que la luz en las bombillas, pues también se apagan los servicios de telefonía, la conexión a internet, el bombeo de agua potable y otro cúmulo de aspectos que cuando funcionan hacen la vida más fácil. Una vez que se interrumpe el fluido de energía se hace cuesta arriba realizar una llamada telefónica. Los dispositivos residenciales conservan por algunas horas su funcionamiento solo para llamadas de corta distancia. EFE/Rayner Peña

El colapso de las telecomunicaciones en Venezuela ha provocado que el acceso a Internet por banda ancha o telefonía móvil sea de los peores del mundo. Esto ocurre debido al cóctel de corrupción, falta de inversiones y desprofesionalización que desde hace más de un década opera en Cantv y Movilnet

Por Abelardo Perez / talcualdigital.com

Al chavismo lo obsesionan las redes sociales. Desde primeras horas de la mañana los laboratorios digitales de la llamada revolución bolivariana, en alianza con Cuba, trabajan las 24 horas del día y los 365 días del año para posicionar, entre las diez primeras tendencias en Venezuela, contenido favorable a la narrativa impuesta por la administración de Nicolás Maduro.

#VivaLaPatriaGrande, #EnAlianzaProducctiva, #UnidosPorUnMundoPluripolar, #CambiemosLaAsamblea y #SolidaridadContraElBloqueo son algunos ejemplos recientes de las etiquetas que “dominaron” las búsquedas ubicadas en nuestro país de la red social Twitter producto del trabajo de la llamada “tropa digital”.

Además, todos los actos proselitistas del oficialismo son transmitidos vía streaming a través de las redes oficiales del gobierno; son encabezados por el gobernante Maduro y a ellos asisten los principales dirigentes del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Contradictoriamente, esto ocurre en uno de los países donde el acceso a Internet por banda ancha o por telefonía móvil es de los peores del mundo.

Y es que, en el sector de las telecomunicaciones, el chavismo aplicó la misma receta que en la industria petrolera, el sistema eléctrico nacional y el servicio de agua potable: una progresiva politización de las instituciones, corrupción galopante y una total desprofesionalización del personal.

Salida de tecnócratas

Según José Pirrone, doctor en Ingeniería de la UCAB, el declive tanto de la Compañía Anónima Nacional Teléfonos de Venezuela (Cantv) como de Movilnet comienza con la salida de los tecnócratas de dichas empresas tras su nacionalización, decretada por el fallecido Hugo Chávez en 2007.

José Pirrone es experto en el área de electrónica y telecomunicaciones. Foto: Cortesía

Añade que mientras se mantuvo la apertura a la competencia de los servicios de telecomunicaciones, hubo figuras dentro del gobierno de Chávez que tenían conocimientos en la materia y lograron algunos aciertos. “Los infocentros, la digitalización de los trámites, son elementos positivos que se produjeron durante este período”.

Luego, dice: “La administración llegó a manos de personas que la manejaron como se hacía antes de la apertura, pensando que todo se podía resolver pidiendo un crédito público cuando hiciera falta, sin pensar, ni tener idea que podíamos tener que afrontar una crisis económica como la que tenemos hoy”.

La nacionalización no es mala

Pirrone aclara que la nacionalización no es la causa del problema, porque Venezuela no es el único país donde el operador mayoritario es gubernamental.

«Este cambio lo que implica es que Cantv en vez de producir ganancias a unos accionistas, generaría beneficios que serían medidos por su accionista mayoritario, el Estado, según sus logros sociales como: cobertura, bajas tarifas y calidad a menor costo. Tener 0% de ganancia no significa perder dinero, significa que todas las inversiones y gastos deben cubrirse con los ingresos de la empresa, es decir, hay que ir ajustando las tarifas para que se mantenga el balance».

Estima que el colapso que se registra en Cantv se debe a que la empresa perdió gran parte de su capital humano tecnológico durante el período previo a la crisis actual, sumado a que no se hicieron las inversiones requeridas cuando había dinero y, ahora, en medio de la crisis económica con una galopante hiperinflación, el sector telecomunicaciones tuvo que «conformarse con vegetar».

No obstante, Pirrone cree que a la actual junta directiva de Cantv, encabezada por Gabriela Servilia Jiménez Ramírez, «llegó alguien con mentalidad de competencia, que se encuentra trabajando para mejorar el servicio y la imagen de la empresa, pero esto es un trabajo que requiere tiempo».

Con respecto a Movilnet, Pirrone asegura que vive una crisis generada por una total y absoluta falta de gerencia.

Para leer la nota completa pulse Aquí