Saddam Al-Kilany, un buzo egipcio, ha roto todos los registros al permanecer durante 143 horas bajo el agua y lograr la inmersión más larga de la historia. Come, duerme y hasta se casa en las profundidades del Mar Rojo.

Al-Kilany inició la inmersión el 5 de noviembre y no salió a la superficie hasta el día 11.

Durante todo este tiempo estuvo acompañado por asistentes que iban rotando y equipos médicos que velaban por su salud.

Su intención era permanecer inmerso 150 horas, pero los médicos aconsejaron parar antes por el riesgo que conllevaba para su salud seguir bajo el agua.

A su salida del agua, el buzo de 29 años fue ovacionado por un nutrido grupo de seguidores que habían estado al tanto de su hazaña durante esos seis largos días.

El egipcio tenía tanta confianza en el fondo del mar que comía, dormía bajo el agua y hasta llegó a celebrar su boda con su pareja. Eso sí, tendrá que volver a casarse en tierra firme para que puedan acudir los invitados.

Foto:  Facebook de Cap Ashraf Mohamed

Ir a la fuente