El fiscal designado por la constituyente chavista, Tarek William Saab, espera que la Corte Penal Internacional, (CPI) no se convierta en un organismo intervencionista luego de evaluar las condiciones de Derechos Humanos en Venezuela.

Saab dice estar confiado en las pruebas presentadas por el régimen de Nicolás Maduro ante el organismo internacional. “Esperamos que a la luz de ello, se tome la decisión correcta porque si no, no es un sistema complementario y se convertiría en un organismo de facto intervencionista”, dijo en entrevista por VTV.