Caracas-. El Observatorio Venezolano contra el Fraude de la Asamblea Nacional (AN) denunció este lunes que los simulacros electorales previos a las elecciones legislativas se desarrollaron bajo coacción y uso de los recursos estatales para el traslado de personas.

Lea también:Las «Guías Pedagógicas» del MinEducación se usan como propaganda para Nicolás Maduro

La diputada Olivia Lozano, integrante del Observatorio, aseguró que en los dos simulacros electorales «hubo una mínima participación» y puntualizó que ocurrieron serias irregularidades, como el uso de las bolsas de comida con fines electorales.

«Sabemos lo que estamos haciendo. Es un trabajo claro, transparente, para poder garantizar la integridad de los votantes. En este proceso no hay un comportamiento ético ni rendición de cuentas», indicó Lozano.

El Observatorio registró que las personas fueron trasladadas a los centros de votación con recursos del Estado, a través de vehículos oficiales de la administración pública. «En el 46% de los centros electorales hubo propaganda y proselitismo político, custodia y vigilancia de la Milicia a los ciudadanos, quienes acudieron coaccionados a participar en los simulacros».

El diputado Ivlev Silva, también miembro del Observatorio, detalló que «el voto es la herramienta democrática para salir de la crisis que nos asfixia», pero que el Estado sigue sin ofrecer las garantías necesarias, porque viola todos los derechos electorales.

«El Observatorio trabaja de manera limpia, clara y transparente para garantizar las condiciones necesarias de la integridad electoral; esto consiste en hacer valer el cumplimiento de los estándares internacionales cuando existe una elección», sentenció.

El Consejo Nacional Electoral (CNE) convocó para el 6 de diciembre elecciones parlamentarias, a pesar del rechazo de la Asamblea Nacional y de la comunidad internacional, que consideran que en el país no existen las suficientes garantías para celebrar comicios.

Jorge Rodríguez, jefe del comando de campaña del partido de gobierno, dijo en un balance sobre el simulacro que se movilizaron 1,5 millones de personas y que no habrá «puntos rojos» el día de la elección.