Foto: AP

Caracas. El huracán Iota seguía fortaleciéndose rápidamente el lunes mientras se dirigía hacia Centroamérica, donde podría impactar como un “catastrófico” ciclón categoría 5, dijeron autoridades, en momentos en que la región todavía sufre los estragos causados por la tormenta Eta.

Lea también: «Nicaragua y Honduras se preparan para recibir el impacto del huracán Iota»

Iota, que se fortaleció más temprano a categoría 4 en la escala Saffir-Simpson, se ubicaba a unos 235 kilómetros al sureste del cabo Gracias a Dios, que comparten Nicaragua y Honduras y donde se espera que toque tierra en la noche del lunes, según al Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC), reseñó Reuters.

El ciclón se movía hacia el oeste a 17 kilómetros por hora (km/h) y soplaba vientos máximos sostenidos de 245 km/h.

“Iota podría ser un catastrófico huracán categoría 5 cuando se aproxime a las costas de América Central esta noche y se espera un debilitamiento rápido luego de que toque tierra”, dijo el centro.

“Inundaciones y deslizamientos de tierra en Honduras y Nicaragua podrían empeorar por lo efectos recientes del huracán Eta, resultando en impactos significativos a potencialmente catastróficos”, añadió.

A principios de noviembre, Eta, uno de las tormentas más poderosas que impactó Centroamérica en años, tocó tierra en Nicaragua. En los días siguientes, el ciclón avanzó por la región descargando potentes lluvias que dejaron más de 100 fallecidos, al menos 2.5 millones de afectados e infraestructura destrozada desde Panamá hasta el sur de México.

Las autoridades han estado evacuando a pobladores de las zonas más vulnerables a Iota en Guatemala, Honduras y Nicaragua. En El Salvador se declaró alerta amarilla en todo el país para activar las comisiones de protección civil mientras esperaban las lluvias.

La actual temporada de huracanes del Atlántico ha batido récords en el número de tormentas nombradas, que ya suman 30 tras la aparición de Iota. Algunos científicos señalan como responsable al incremento de las temperaturas oceánicas debido al cambio climático provocado por el ser humano.