El presidente de la Cámara de Comercio de Caracas y abogado especialista en derecho tributario, Leonardo Palacios, manifestó que actualmente el gremio se encuentra en un contexto de sobrevivencia para  poder mantener las santamarías abiertas, los hornos y las plantas activas en la industria.

Destacó que antes de la pandemia de coronavirus la situación económica ya era difícil debido a la devaluación y la hiperinflación. En el tema laboral, argumentó que los incrementos compulsivos de trabajo, la imposibilidad de mejorar la planta de profesionales o empleados ha complicado las cosas.

Cuestionó los problemas generados por “la voracidad fiscal apalancada en una gestión tributaria difícil, abrasiva y complicada y todo esto ha ido creando y profundizando las dificultades, la extensión (de la inoperatividad) incluso por hasta 6 meses de sectores, como el licorero”.

Destacó que algunos sectores de emprendedores se han visto beneficiados pero agregó que no hay las condiciones necesarias para formalizar el sector. “Eso nos preocupa porque estamos a final de año y las expectativas no son muy  buenas (…) Hay empecinamiento de seguir teniendo relaciones difíciles entre el sector gobierno y los empresarios.

Expresó preocupación ante “la situación y el tratamiento hacia la banca y la profundización de la voracidad fiscal a pesar de la armonización del sistema tributario ordenado que pudo ser más provechoso a través de la concertación”.

La informalidad perjudica al sector y al consumidor

Apuntó que la dolarización “ha incrementado los costos de transacción en la relación con los proveedores y clientes“.

Opina que lo más grave es el deterioro de la relación económica, del papel del Estado y del cumplimiento de las obligaciones del empresariado. “La informalidad es una distorsión muy importante que lleva a la evasión fiscal,  a que algunos empresarios se mantengan en la penumbra ente la voracidad fiscal”.

Señaló que al sector formal le angustia “la violencia institucional porque atenta contra el propio consumidor» y afecta al emprendimiento.  

Recomienda que para estimular la formalidad es necesario, “establecer normativas claras y respetar al empresario estableciendo relaciones de confianza entre el Estado y el empresariado”.

Con información de Unión Radio

Foto referencial: Archivo El informador

Ir a la fuente