14 de noviembre 2020 | 5:00 am

La inconsistencia en la velocidad de contagios de COVID-19 en distintas partes del mundo ha provocado estudios por parte del Foro Económico Mundial, el Centro para las Ciencias de la Salud y la Seguridad global y otros jugadores privados. ¿El objetivo? Entender qué lleva a una ciudad más preparada para enfrentar la pandemia y cuáles son las que mejor posición tienen para recuperarse del estancamiento económico.

El primer elemento a tomar en cuenta es la geografía. En 2019, un estudio publicado en Risk Analysis detectó que países como Australia, Nueva Zelanda, Islandia y Japón enfrentarían un índice de contagios menor al promedio mundial debido a la distancia que los separa de otros países, así como su autosuficiencia relativa en alimentación y generación de energía.

El segundo elemento importante es el estado de los sistemas de salud y la infraestructura de entrega de servicios.

“En tiempos normales, hay muchos atributos de sustentabilidad y nivel de vida en los que las ciudades aspiran a competir. Pero en cualquier momento, y especialmente en tiempos de crisis, una ciudad debe funcionar bien para sus ciudadanos”, destacó un estudio realizado por el Banco Mundial.

Esto significa que las ciudades deben ofrecer servicios públicos de alta calidad en colonias ricas y pobres, así como crear oportunidades económicas para residentes y negocios.

Esto es clave porque se basa en los valores de inclusividad, que ayuda a garantizar que todos los ciudadanos tengan acceso a servicios básicos, y sustentabilidad, algo que distintos gobiernos han señalado como la base de la recuperación económica post pandemia.

En este frente, el Banco señaló a Taipei, Singapur, Hong Kong, Tokio y Helsinki como ejemplos a seguir. Helsinki, en específico, ha sido capaz de transmitir la educación a su “impresionante” red digital, además de que creó servicios culturales digitales y ha ofrecido servicios de salud mental a la población más afectada. La población de la ciudad mayor de 70 años ha recibido asistencia para la compra de víveres y medicamentos.

#ElGranReinicio requiere de un nuevo marco de referencia que trascienda el crecimiento del PIB y alumbre el camino para una recuperación económica post COVID-19.
Lee el tablero para una nueva economía aquí:

Si bien el brote inicial de COVID-19 mostró la habilidad de los gobiernos de distintos países para enfrentar una emergencia sanitaria, el levantamiento de los aislamientos provocados por esta emergencia mostrará la habilidad de las ciudades para impulsar una recuperación económica.

El Banco Mundial advirtió que la habilidad de las ciudades de facilitar esta recuperación dependerá de su habilidad de anticipar tendencias y transformaciones globales.

Además advirtió que, aunque será labor de los gobiernos nacionales el preparar paquetes de estímulos, serán los gobiernos locales los que implementen las reglas para el retorno a la nueva normalidad.

La empresa de bienes raíces Nuveen destacó que además, la habilidad de las ciudades para rebotar de la pandemia depende en gran medida de la distribución de empleos entre las industrias más impactadas por el aislamiento, la salud fiscal, la proporción de trabajadores con fuentes “elásticas de ingresos”, la proporción de empleos dependientes de pequeños negocios y la tendencia en el gasto de consumidores.

Nuveen destacó que ciudades como San José, Boston, Washington y Nashville liderarán la recuperación de la economía estadounidense, mientras que Chicago, Miami y Nueva York se encuentran entre las metrópolis peor posicionadas para los meses que vienen.

Benito Zambrano

Editor Jefe de Extra Venezuela