El presidente de la Cámara de Industria, Producción y Comercio del Municipio Gran Sabana del estado Bolívar, César Augusto Marín Romero, mencionó que tiene aproximadamente seis meses sin ver un solo billete del cono monetario venezolano.

Explicó que los ciudadanos bolivarenses pagan con real brasileño y las transacciones de altos montos las cancelan con dólares.

“Por ser una moneda fuerte que se sostiene en el tiempo, la gente prefiere cargar los reales brasileños o los dólares, porque sabe que esa moneda no se le va a devaluar. Otra cosa importante es que los indígenas muchos pagan en oro denominada grama que es una palabra brasilera”.

Durante una entrevista para Fedecámaras Radio, informó que gracias a los «mal llamados» trocheros -ciudadanos que se trasladan hasta la frontera de Brasil para traer productos y gasolina- es que la entidad cuenta con el suministro de combustible, ya que, seis meses atrás cancelaban por cada litro de gasolina 6 dólares cuando legalmente, el litro de gasolina en las estaciones de servicio de precio internacional está el litro en US$0,50.

En ese sentido, la situación cambió por el trabajo de dichas personas y se normalizó un poco la escasez de gasolina en la región. Sin embargo, en este momento están cancelando a US$1,50 el litro de gasolina.

Por otra parte, explicó que por estar Bolívar ubicado en zona fronteriza, se ha desatado el comercio informal donde las comunidades indígenas controlan el paso y durante la pandemia han dejado que «los trocheros» puedan cruzar por Brasil para ingresar al país medicinas, alimentos y, por supuesto, gasolina.

Marín indicó que el puerto libre de Santa Elena de Uairén solo está decretado en papel, debido a que han prevalecido en la región las empresas importadoras por ser el negocio más rentable y que además cuenta con la permisología para transitar libremente por la frontera con Brasil.

“Lo que se está haciendo con Brasil es todo lo que son los transportes brasileños que llega hasta el pueblo de Santa Elena de Uairén o hasta la frontera donde está el Seniat y hacen el transbordo de las gandolas brasileras a las gandolas venezolanas y sale la mercancía libre para el resto del país”.

Destacó que los «trocheros» son un mercado minoritario por ser informal y que va dirigido para satisfacer y cumplir con las necesidades de los bolivarenses con productos difíciles de conseguir en la entidad «los medicamentos son de uso general como un medicamento para el dolor de cabeza, pero medicamentos que requieren récipe no entran por que en Brasil son estrictos en cuanto a eso».