Armenia informó el sábado de la muerte de más de 2.300 de sus soldados en el conflicto para controlar el enclave de Nagorno Karabaj, al que puso fin un acuerdo de paz que consagra una victoria de las fuerzas azerbaiyanas.

“Hasta la fecha, nuestro servicio forense ha examinado los cuerpos de 2.317 militares muertos, incluyendo cuerpos no identificados”, indicó la portavoz del ministerio armenio de Salud, Alina Nikoghosian, en Facebook.

Azerbaiyán, por su parte, no ha comunicado el número de víctimas en sus filas.

Un acuerdo de paz firmado entre Armenia y Azerbaiyán, negociado por Rusia, puso fin a siete semanas de intensos combates en la república autoproclamada de Nagorno Karabaj, enclave montañoso disputado desde hace décadas entre estos dos países del Cáucaso

En virtud de este texto, Bakú reconquista amplios territorios que estaban bajo control armenio desde principios de los años 1990, cuando la región se separó de Azerbaiyán provocando una guerra que dejó 30.000 muertos.

AFP