Militares chinos en la Escuela de Operaciones Especiales de Venezuela, julio 2019

El anuncio de la creación de un nuevo Consejo Militar en Venezuela con la participación de Rusia, China, Irán y Cuba, viola por completo todo lo relacionado con los asuntos de Secretos de Estado y de Soberanía. “Amenaza a todo su entorno, es una invitación, una arenga y una excelente excusa para que la comunidad internacional, perteneciente a este continente americano, se organice y ejecute una intervención humanitaria militar lo antes posible, que ya sería tanto para recuperar la libertad y democracia en Venezuela como por la seguridad democrática y territorial de todo el continente”, le dice a Infobae el capitán de fragata Diego Armando Comisso Urdaneta.

Por Sebastiana Barráez / infobae.com

Cuando hizo el anuncio, Nicolás Maduro se presentó con el Alto Mando Militar ampliado, flanqueado por el Ministro de la Defensa, General en Jefe Vladimir Padrino López y el Comandante Estratégico Operacional, almirante en Jefe Remigio Ceballos Ichaso. Hubo una puesta en escena que incluyó vestimenta tipo militar por parte de Maduro, mientras todos los oficiales con sus uniformes respectivos, aunque el del jefe del Ceofanb contrastaba con el del Ministro.

Anunció que se revisaron todos los planes de inteligencia y contrainteligencia, así como los planes de armas, “para estar preparados ante las agresiones de Iván Duque que desde Colombia, prepara mil mercenarios para agredir a los puestos militares de la frontera”. Agregó que en unas dos o tres semanas “vamos a activar por todo lo alto el Consejo Militar, Científico y Tecnológico que le va a dar la independencia del sistema de armas a Venezuela, con la asesoría de Rusia, China, Irán, Cuba y muchos otros países del mundo”.

Ante eso que dijo Maduro, la respuesta del capitán de fragata Comisso Urdaneta es asegurar que “con este anuncio, pudiera asegurar que se activaron o reactivaron los cuadros de alarma en las diferentes Salas de Operaciones de los Jefes Militares y Jefes de Gobierno del continente americano, quienes deberán hacer un buen trabajo de inteligencia al que todos los venezolanos patriotas deberíamos ayudar y acompañar, para evitar una posible consolidación y aumento de una fuerza militar terrorista que pudiera enquistarse en Venezuela”, asevera Comisso Urdaneta, quien es oficial en reserva activa de la Fuerza Armada venezolana, donde entre otras cosas se desempeñó como aviador naval de helicóptero.

La instalación del Consejo Militar, con la excusa de hacer más independiente el sistema de armas, pero con ayuda de Rusia, China, Irán y Cuba, “es una tremenda contradicción, -dice el capitán de fragata- ya que ninguno de esos países ayudaría al régimen sin recibir nada a cambio, y menos aun tratándose de sistemas de armas, ya que es un asunto muy delicado y que genera una aparente amenaza a todos sus países limítrofes y a todo el continente americano”.

TF Diego Comisso Urdaneta

Además, insiste en resaltar que “cualquier ley, reglamento, consejo, etc., creado y/o aprobado por Nicolás Maduro, carece totalmente de legalidad y legitimidad ya que viola por completo la Constitución Nacional y por no ser originadas por el único Poder responsable como lo es la Asamblea Nacional”.

Aclara que eso no significa que deba ignorarse lo que Maduro dice, “al contrario hay que estar muy atentos y hacerle seguimiento para averiguar su real intensión y alcance de manera tal de diagnosticar y evaluar hasta dónde verdaderamente puede avanzar en este nuevo proyecto de un Consejo Militar, que particularmente pienso que deriva de su resiente inconstitucional promulgada Ley Antibloqueo”.

Dice Comisso que “al depender de la ayuda de recursos tecnológicos, de mano de obra, de logística, de mantenimiento y de la operación de los nuevos sistemas de armas, no se puede hablar de independencia y hasta que no se haga la transición completa del adiestramiento y entrenamiento en todas sus áreas y de todo el sistema logístico, para que el personal militar venezolano asuma la gerencia y operación de todos los nuevos sistemas de armas, seremos dependientes de todos esos países”.

Ni 72 horas

Sobre la preparación de mil mercenarios para atacar los puestos militares en la frontera, Comisso Urdaneta es tajante: “Aquí es donde aflora lo ignorante y tarúpido que es Nicolás Maduro al pensar y decir que solo mil mercenarios pudieran ser una amenaza para atacar a los puestos militares en la frontera, porque si de verdad Nicolás y Padrino López piensan eso, entonces la Fuerza Armada en Venezuela está muerta”.

Recuerda que Venezuela limita con 18 países de los cuales son 12 estados y 6 dependencias o territorios. “Son 5161 km de frontera terrestre con Colombia, Brasil y Guyana. El resto de sus fronteras son marítimas tanto en el Mar Caribe como en el Océano Atlántico cuyos límites de áreas marinas y submarinas, en unos casos con límites definidos y en otros no”.

“Nicolás Maduro se refiere únicamente a Colombia como agresor, y menciona una fuerza militar mercenaria de mil hombres. Solo la frontera con Colombia tiene un total de 2219 km y es la frontera más larga que poseen ambos países, que se extiende desde la Península de La Guajira hasta la Piedra del Cocuy en el Río Negro, frontera cuyos estados fronterizos son: Zulia, Táchira, Apure y Amazonas”.

Ceballos Ichaso en reunión con oficiales rusos en diciembre de 2018

Ante la pregunta de si la Fuerza Armada está preparada para responder a esa hipotética agresión de mil mercenarios, desde la frontera colombiana, dice: “¡Caramba! Respondería sí está preparada, porque a pesar de que no me consta la capacidad de combate que posee la FAN en este momento, no creo que su estado sea paupérrimo e incapaz como para no poder contra mil mercenarios. Sería iluso pensar que con mil mercenarios alguien piense que se pueda atacar una frontera terrestre tan extensa”.

Dice que “la Fuerza Armada venezolana realmente no debe estar en capacidad de responder y contener un ataque de una coalición militar internacional organizada y planificada con las intenciones serias de acabar con el régimen de Maduro y sus aliados”.

Sustenta su aseveración en que “una planificación de esa magnitud sería con una fuerza militar humanitaria que superaría en todo sentido a la FAN venezolana, la cual sería neutralizada y dominada en menos de 72 horas”.

“Aunado a ello, estoy seguro que, mínimo el 85% del pueblo venezolano, estaría a favor y apoyaría una intervención militar y de que el régimen de Maduro no está en capacidad desde el punto de vista logístico para resistir o permanecer más de 48 en guerra”, finaliza diciendo Comisso Urdaneta.