Esta semana causó conmoción en redes sociales las llamadas “tarantulas con alas”, miles de usuarios compartieron imágenes de estos animales que no son lo que parecen, en realidad se trata de una polilla grande de nombre científico Antheraea polyphemus.

Infobae

Aunque fue una pesadilla para los aracnofóbicos, esta criatura es realidad es inofensiva para los humanos y guarda gran similitud con las tarántulas debido a sus pelillos en sus multiples patas, como los artrópodos que son.

La polilla Polyphemus, es un miembro norteamericano de la familia Saturniidae, las polillas de seda gigantes. Es una polilla de color café, y suelen llegar a medir hasta de 15 cm.

También se le llama polilla de seda y normalmente habita en algunas regiones de México, Estados Unidos e incluso en el sur de Canadá. Se les puede encontrar en bosques, huertas y humedales, ya que se alimentan de cortezas de árboles y follajes.

La característica más notable de la polilla son sus grandes manchas oculares violáceas en sus dos alas traseras. Las manchas oculares le dan su nombre, del mito griego del cíclope Polifemo.

La especie fue descrita por primera vez por Pieter Cramer en 1776. La especie está muy extendida en América del Norte continental, con poblaciones locales en todo el Canadá subártico y Estados Unidos.

La oruga puede comer 86,000 veces su peso al emerger en poco menos de dos meses.

El ciclo de vida de la polilla es muy parecido al de cualquier otra especie de Saturniidae. Pone huevos planos, de color marrón claro en las hojas de varias plantas hospedantes, que incluyen: Betula (abedul), Salix (sauce), Quercus (roble), Acer (arce), Carya (nogal), Fagus (haya), Gleditsia triacanthos (langosta de la miel), Juglans (nuez), Pyrus (pera y membrillo), Prunus (ciruela, melocotón, albaricoque, cereza, etc.), Sassafras , Citrus y Ulmus americana (olmo americano).

Los adultos de esta familia de polillas tienen bocas vestigiales, lo que significa que sus partes bucales se han reducido. Debido a esto, no comen y solo viven como adultos poco tiempo, un par de semanas.

En cautiverio, esta polilla es mucho más difícil de criar que otros saturniids americanos como Hyalophora cecropia, Callosamia promethea o Actias luna.

Si se mantienen en cautiverio en una jaula, el macho y la hembra tienden a ignorarse mutuamente, a menos que haya una planta alimenticia (particularmente hojas de roble).

Diferenciar sexos de esta especie es muy fácil. La diferencia más obvia son las antenas plumosas. Los machos tienen antenas muy tupidas, mientras que las hembras tienen antenas moderadamente menos tupidas. Las antenas de los machos se utilizan para detectar feromonas liberadas por hembras no apareadas.

Foto: Naturalista

Otra diferencia es que las hembras son un poco más grandes en el abdomen debido a que llevan huevos. Se produce una sorprendente cantidad de variación dentro de esta especie. Los patrones de color pueden variar desde un canela rojizo hasta un marrón oscuro, pero casi siempre son de un tono marrón.

Los insectos parásitos, como la avispa parasitoide, ponen sus huevos en las orugas jóvenes o sobre ellas. Estos luego eclosionan en larvas que consumen el interior de las orugas. Una vez que las orugas pupan, las propias larvas pupan, matando a la pupa de Polifemo. La mosca Compsilura concinnata tachinid, introducida en América del Norte para controlar la polilla gitana, es una amenaza particular conocida para la polilla Polifemo, nativa de América del Norte.

También se sabe que las ardillas consumen las pupas de polillas Polifemo, lo que reduce considerablemente la población. Podar árboles y dejar las luces exteriores encendidas por la noche también puede ser perjudicial para las polillas.

La polilla Polifemo utiliza mecanismos de defensa para protegerse de los depredadores. Uno de sus mecanismos más distintivos es una exhibición de distracción que sirve para confundir o simplemente distraer a los depredadores.

Cuando salta, aparece un destello de color amarillo brillante en sus patas traseras, por lo general asustando al depredador lejos de su presa.

Seguir leyendo…

Glaudimar Hurtado Flores

Glaudimar Hurtado Flores

Periodista.