El tanquero Nabarima. Foto: Gary Aboud / FFOS

La estatal venezolana Pdvsa ha comenzado una transferencia limitada de crudo desde su embarcación de almacenamiento flotante deteriorada, Nabarima, pero una operación más eficiente a gran escala, recomendada por el socio italiano de Pdvsa, Eni, aún depende de la aprobación de Estados Unidos.

Por Patricia Garip y Canute James | argusmedia.com

Traducción libre del inglés por lapatilla.com

Usando una barcaza de 30 mil barriles, Pdvsa gradualmente ha desviado algo del crudo del Nabarima (FSO) en las aguas poco profundas del Golfo de Paria. Desde la barcaza, el petróleo se transfiere al Aframax Icaro de Pdvsa, con el objetivo de alcanzar sus 700 mil bl de capacidad en unas dos semanas, según dos fuentes cercanas a la operación.

Cargado con alrededor de 1,3 millones de barriles de crudo de 23°API, el Nabarima ha estado anclado en el campo petrolífero costa afuera  de Corocoro de la empresa conjunta PetroSucre, operada por Pdvsa durante 10 años, pero ha sido sometido a un mantenimiento limitado, lo que genera temores de un derrame de petróleo catastrófico.

El socio minoritario de Pdvsa en PetroSucre es Eni, que ha dicho que busca la aprobación de Venezuela y una “garantía formal” de Estados Unidos antes de proceder con “soluciones de vanguardia” para retirar el petróleo del buque afectado.

Eni y los contratistas que estarían involucrados en la operación están esperando una carta del Departamento de Estado de EE. UU. para asegurarse de que no se infrinjan las sanciones. La embajada de Estados Unidos en la cercana Trinidad y Tobago dijo el 16 de octubre que las sanciones a Venezuela no están diseñadas para “apuntar a actividades de seguridad, ambientales o humanitarias”. Pero dado el amplio alcance de las sanciones petroleras y financieras de Estados Unidos a Pdvsa, las partes buscan una cobertura legal más sólida y específica antes de proceder con la operación y acordar el pago correspondiente. Sus discusiones con Caracas continúan.

Destacando los riesgos, el Icaro se encuentra entre varios petroleros que ya están sujetos a sanciones estadounidenses.

Pdvsa no ha comentado, aparte de afirmar a principios de septiembre que el FSO no representa ningún riesgo ambiental.

Si el Nabarima continúa siendo descargado de manera gradual por Pdvsa o mediante una operación más grande y eficiente, sugerida por Eni, no está claro cómo se comercializará el crudo. Eni tiene derecho a su participación del 26% en PetroSucre, pero podría negociar para levantar un volumen mayor como pago por sus servicios de transferencia.

Eni y su socio español Repsol ya obtienen crudo venezolano como pago de Pdvsa por su producción de gas natural costa afuera en el campo Perla, frente al oeste de Venezuela. Las transacciones se compensan con envíos de diésel con bajo contenido de azufre bajo una excepción de sanciones que Estados Unidos ha dicho que busca cerrar como parte de su campaña de “máxima presión” sobre Caracas.

Trinidad disipa los miedos

Desde que comenzó a cotizar e inundarse alrededor de agosto, Nabarima ha disparado alarmas ambientales en el Caribe, especialmente en Trinidad y Tobago. El golfo de Paria separa a Trinidad de Venezuela por 16 km (9,9 millas) en su punto más cercano.

Un equipo de inspección de tres miembros de Trinidad visitó el FSO el 20 de octubre y recomienda el uso de un camión cisterna más grande “para reducir el tiempo y la logística de la transferencia” y para “reducir la posibilidad de cualquier incidente ambiental”, dijo el ministro de Energía.

Los inspectores del Ministerio de Energía, la Guardia Costera y la División de Servicios Marítimos confirmaron que durante un incidente reciente cuando se inundó la sala de máquinas del Nabarima, no hubo mezcla de aceite y agua, y que el aceite no se filtró por el tanque de contención, lo que implica que los cascos dobles están intactos.

Trinidad también busca realizar una inspección de seguimiento en noviembre.