Vecinos de El Paraíso solicitaron este miércoles una reunión con el delincuente alias “El Coqui”, de la Cota 905, porque afirman que residentes de esa barriada están invadiendo las zonas residenciales de la localidad caraqueña.

“Nosotros decidimos en primer lugar salir a protestar. Vecinos de la Cota 905 están invadiendo la zona residencial. Nosotros interpusimos una denuncia ante el Ministerio Público, aún no hemos tenido apoyo de la alcaldía”, señaló Lisset Puga Madrid, presidente de la Junta de Condominio del Parque Residencial Paraíso Plaza, entrevistada en El Toque de Diana.

Dijo que buscan apoyo de los “líderes de la Cota 905” para que los órganos de seguridad los ayudasen porque la Guardia Nacional está atada de manos “porque es una zona de paz y no pueden realizar su labor”.

Tal situación la analizó la socióloga Isabel Pereira, quien afirmó que es un “reflejo total de la quiebra institucional que ha invadido y está presente en Venezuela”.

“Como ninguna institución responde, estamos obligados a recorrer a algo que no corresponde a la estructura del Estado de Derecho”, indicó.

“Uno desconoce de cómo esta fuerza ejerce el poder ¿Sabrá la gente de El Paraíso que está entrando a un trato con un agente que no tiene ningún control? Puede ser una puerta abierta para que se expanda la invasión que está semi detenida”, advirtió.
Señaló que las comunidades están solas y abandonadas; y que es por eso que las personas recurren con desesperación en querer hablar con el antisocial.

“¿Quién es? Un jefe de una banda criminal ¿De dónde vienen sus recursos? De la delincuencia”, señaló.

En ese sentido, dijo que los ciudadanos no pueden contribuir a que la anarquía en Venezuela se profundice. “Esto es demasiado riesgoso, estás bandas están armadas como el FAES- ¿Tú vas a negociar con un violador de la ley?”, cuestionó.

“Ese es el tipo de organización social que han proliferado en Venezuela debido a la quiebra de las instituciones. Las instituciones solo tienen orientación de seguir a los políticos ¿Quién está protegiendo a los ciudadanos?”, argumentó.

La desesperación de los residentes de El Paraíso “lleva a la gente a que si no hay gobierno que me proteja, déjame hablar con esta gente que está armado y que a lo mejor me incluye como parte de su territorio y nos defienden”.

Los venezolanos -dice- tenemos que utilizar todos los elementos que hay para propiciar el cambio político en Venezuela.