Una investigación de HRW que dio a conocer su director José Miguel Vivanco, determinó que retornados venezolanos ubicados en los centros de cuarentena eran sometidos a hacinamiento e insalubridad.

Ante el informe, publicado el 13 de octubre por la ONG, Nicolás Maduro respondió.

“A él le pagan para que mienta. Vivanco miente sobre Venezuela desde hace 15 años. Es vulgar lo que dice sobre los migrantes venezolanos”, manifestó.

José Miguel Vivanco, director de Human Right Watch (HRW), le salió al paso a Nicolás Maduro y este lunes aseguró que las acusaciones no tienen sustento.

“El dictador Maduro me ataca por nuestro último informe con médicos de Johns Hopkins sobre graves abusos de su régimen contra los retornados. Su respuesta son infamias, teorías conspirativas y payasadas”, dijo en Twitter.

Al respecto el informe de HRW se sustenta en investigaciones oficiales.

De acuerdo con la ONG  y la Universidad Johns Hopkins, los 130.000 ciudadanos que retornaron a Venezuela han recibido tratos abusivos.

Además han permanecido en condiciones precarias de aislamiento en los Puntos de Atención Social Integral (PASI), además “los amenazan si se atreven a protestar”.

Lea también: EN CLAVES | Colombia lanza plan «Frontera Segura y Regulada»

«Enviar a los retornados a centros de cuarentena insalubres y sobrepoblados, donde es imposible cumplir con las medidas de distanciamiento social, es una fórmula perfecta para propagar el covid-19«, dijo Kathleen Page, médico y académica de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins y los Centros de Johns Hopkins.

Y añadió: “Exigirles quedarse allí por más del plazo establecido de 14 días no hace más que agravar el riesgo de que se contagien y no contribuye a ningún propósito razonable de salud pública”.

Sobre esto, Maduro también aseguró que los migrantes son “recibidos con amor” y que es víctima de una campaña mediática contra el trato que le brindan a los ciudadanos.

Ir a la fuente