Los países miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA) iniciaron el martes la Asamblea General de la agrupación enfrentados sobre los regímenes de Venezuela y Nicaragua y dos resoluciones a ser introducidas por Estados Unidos contra ambas dictaduras.

Por ANTONIO MARIA DELGADO | El Nuevo Herald

La apertura de la asamblea de dos días se vio marcada por un pronunciamiento de Nicaragua y de naciones caribeñas aliadas al régimen de Caracas, protestando en contra de lo que llamaron el intervencionismo en los asuntos internos de las naciones impulsado por Estados Unidos y sus amigos.

“Queremos expresarle a la Asamblea que hay una tendencia de la Organización de Estados Americanos de utilizar a la organización como un instrumento de actuación injerencia en contra de Nicaragua y de realmente mentir, utilizar situaciones tergiversadas, utilizar falsas informaciones y noticias para elaborar proyectos encaminados a desestabilizar al gobierno constitucional y legítimo de Nicaragua”, manifestó el martes en la sesión el canciller del país centroamericano, Denis Moncada.

“Queremos manifestar, señor presidente, que toda declaración que esté dirigida en esa dirección, Nicaragua en definitiva no la acepta y la rechaza”, agregó.

Estados Unidos tiene previsto introducir el miércoles dos resoluciones distintas para exigir reformas electorales en Nicaragua y otra que pide convocar lo antes posible comicios presidenciales en Venezuela.

Adicionalmente, Estados Unidos pedirá la adopción de medidas más fuertes contra el régimen de La Habana, denunciando a la nación de respaldar a la dictadura venezolana, y en consecuencia, de contribuir con la miseria del pueblo venezolano.

Estados Unidos espera que la OEA apruebe la resolución que emitiría una dura condena contra el “régimen ilegítimo” de Maduro y que llevaría a la organización a exigir la realización de elecciones libres y justas en el país petrolero, dijo el subsecretario de Estado adjunto del Departamento de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, Michael Kozak.

El documento también conduciría a la OEA a desconocer el evento electoral que el régimen prepara el 6 de diciembre para reemplazar a la Asamblea Nacional controlada por el presidente interino Juan Guaidó, al señalar que el reconocimiento de los comicios dependerá de la adopción de condiciones mínimas necesarias para garantizar la transparencia y la participación de todos los actores políticos.

La moción es respaldada por la delegación de Venezuela, nombrada por el gobierno interino de Guaidó, en reemplazo de la delegación de Maduro que fue expulsada el año pasado de la organización.

La resolución sobre Nicaragua insta al régimen de Managua a implementar reformas electorales antes de que se convoquen oficialmente las elecciones generales previstas para noviembre de 2021.

Lee la nota completa en El Nuevo Herald

 

Seguir leyendo…

Glaudimar Hurtado Flores

Glaudimar Hurtado Flores

Periodista.