El director ejecutivo de la Federación Unitaria de Trabajadores Petroleros de Venezuela, Eudis Girot denunció este martes que los trabajadores de la industria petrolera se enfrentan a condiciones inhumanas y aseveró que al refinería Cardón vertió 14 toneladas de catalizadores al ambiente, lo que catalogó como «veneno puro».

«No hay confiabilidad en los procesos operacionales. Una refinería no puede ser una improvisación; la refinería Cardón vertió al ambiente cerca de 14 toneladas de catalizadores, eso es veneno puro, produciendo una contaminación profunda. Además, hay trabajadores que están en condiciones infrahumanas, se violan las normas de bioseguridad de la OMS, no hay fumigación, el agua es racionada», dijo en entrevista concedida a Diana Carolina Ruíz.

Indicó que el impedimento de vender petróleo producto de la pandemia ha causado que se mantenga almacenado un total de 1.180.000 barriles de petróleo. «El tanquero vino presentando problemas internos con los generadores, las bombas y las válvulas, empezó a entrar agua al tanquero, es cuando se genera la denuncia por una inclinación del 8% hacia la zona del estribor. Desde el mes de agosto se hizo el pronunciamiento del posible hundimiento del buque», sentenció.

«Tiene serios temas estructurales a bordo que puede causar un impacto ambiental en el mundo».

A la vez que desmintió la versión de Pdvsa. «Pdvsa es socia en esa zona de ENI de Italia, quienes tienen un 26% de participación, ellos también tienen responsabilidad, han venido planteando que pueden retirar el petróleo del tanquero pero que las sanciones le impiden, y eso es falso».

A su juicio Pdvsa pueden ordenar trasladar sus tanqueros hacia el golfo de Paria y mediante los tanqueros venezolanos hacer las conexiones necesarias para trasladar el petróleo almacenado.

Girot criticó que pese a que los trabajadores presentaron un informe en 2015, la Administración de Maduro ha hecho caso omiso a este tipo de denuncias y condenó «siempre han tenido la conducta de negar los problemas de la industria petrolera».