Extra Venezuela El novelista peruano Mario Vargas Llosa espera que este domingo Luis Arce no gane las elecciones presidenciales en Bolivia, ya que este es un «delfín» del exmandatario Evo Morales, a quien catalogó de «desgracia».

Lea también: Delcy Rodríguez confirmó 531 nuevos casos de COVID-19 y seis fallecidos

«Lo único que espero es que no gane el candidato de Evo Morales», declaró el ensayista peruano de 84 años, radicado en España, refiere la agencia internacional de noticias AFP.

Morales, primer mandatario indígena de Bolivia, «fue una desgracia para Bolivia y para América Latina», afirmó el escritor.

Los bolivianos eligen este domingo un nuevo presidente en los primeros comicios en dos décadas sin Morales de candidato, quien está refugiado en Argentina. Renunció a la presidencia en 2019 tras protestas contra su cuestionada reelección en unos comicios que luego fueron anulados.

Los candidatos con mayores opciones de ganar son Arce y el exmandatario centrista Carlos Mesa (2003-2005), según los sondeos, aunque es posible que deban ir a un balotaje en noviembre.

Vargas Llosa nació en la ciudad peruana andina de Arequipa, pero vivió de niño con su madre y sus abuelos durante nueve años en Cochabamba, en el centro de Bolivia, donde hizo sus primeros años de escuela.

Además, la primera esposa del escritor, Julia Urquidi (1926-2010), quien inspiró su novela «La Tía Julia y el escribidor», era boliviana.

El escritor peruano fue uno de los protagonistas del «boom» latinoamericano junto con otros grandes como el colombiano Gabriel García Márquez, el argentino Julio Cortázar o los mexicanos Carlos Fuentes y Juan Rulfo.

Vargas Llosa reiteró su adhesión al «liberalismo» y a la «derecha», aunque se describió a sí mismo como un «incoherente» en política.

«He sido incoherente en mis posiciones desde el punto de vista político. Soy de derecha, pero estoy a favor del matrimonio gay, del aborto, de la eutanasia», explicó.

El novelista, que en su juventud simpatizó con la izquierda, fue candidato a la presidencia peruana con apoyo de sectores de derecha en 1990, pero fue derrotado por el populista Alberto Fujimori.

Poco después se radicó en España y ganó el Premio Nobel de Literatura en 2010.