Foto: El Deber

Caracas. Las mesas electorales en Bolivia cerraron este domingo y se espera un escrutinio lento, ya que el Tribunal Electoral suspendió el sistema de conteo rápido, razón por la que los resultados definitivos podrían tardar días.

Lea también: «Candidatos presidenciales de Bolivia votaron apostando a la democracia»

Para ganar en primera vuelta, se necesita más del 50% de los votos o el 40% con 10 puntos de diferencia respecto del segundo. De haber segunda vuelta, sería el 29 de noviembre.

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) habilitó la página por la que se podrá hacer seguimiento al cómputo oficial, que arrojará los datos definitivos sobre los comicios generales, reseñó el medio boliviano El Deber.

El presidente de la institución, Salvador Romero admitió que los datos oficiales tardarán un poco, pero garantizó que los resultados serán completamente confiables ya que la verificación incluye la revisión física de las actas.

El primer candidato en sufragar fue Luis Arce, que representa al expresidente Evo Morales, quien es el favorito en las encuestas.

Por su parte, Carlos Mesa segundo en intención de voto, y quien pudiera forzar una segunda vuelta, aseguró que los comicios son uno de los “más importantes” de la historia de Bolivia y un “desafío histórico” para su democracia.

Mientras que Luis Fernando Camacho, candidato por Creemos y uno de los más acérrimos adversarios que generó la salida del poder de Morales, pidió “consolidar” el proceso democrático boliviano luego de emitir su voto en la región de Santa Cruz, además abogó por la transparencia y el compromiso de los bolivianos para “custodiar” la votación.

En total, 7 301 294 de ciudadanos están habilitados para votar en unas elecciones en las que concurren cinco candidaturas, entre ellas las de Arce, Mesa y Camacho. Las opciones son complementadas con el centroderechista Chi Hyun Chung y el dirigente sindical Feliciano Mamani.