El ministro de Gobierno de Bolivia destacó este sábado la necesidad de militarizar las calles. (EFE)

Bolivia celebra elecciones presidenciales este domingo 18 de octubre. En vísperas de los comicios, el presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Salvador Romero, informó sobre la suspensión del conteo rápido.

“Queremos informar al país que los resultados de las pruebas no nos permiten tener la seguridad de la difusión completa de los datos que ofrezcan certidumbre al país. Es por eso que con seriedad técnica y motivados por la responsabilidad, el TSE ha decidido el retiro del DIREPRE de la jornada de votación”, explicó Romero.

La sala plena del TSE tomó la decisión de forma unánime, sosteniendo que las pruebas y simulacros para el DIREPRE no ofrecían toda la confianza.

En el transcurso de las últimas semanas, el TSE ha efectuado pruebas y simulacros para el DIREPRE, el nuevo sistema de Difusión de Resultados Preliminares (DIREPRE), según Romero.

El DIREPRE fue creado en reemplazo del sistema de Transmisión de Resultados Preliminares (TREP). Dicho sistema fue cuestionado tras favorecer al expresidente Evo Morales en las elecciones pasadas, luego de permanecer alrededor de un día sin emitir datos.

Pese a sus falencias, observadores internacionales como Maite Mola, de Izquierda Unida, de España, piden el regreso del TREP.

El exaspirante a la Presidencia de Colombia, el izquierdista Gustavo Petro, responsabilizó al secretario General de la OEA de un supuesto fraude electoral.

Luis Almagro desmintió las acusaciones y llamó a Petro a no ser un instrumento de desinformación.

El director general de Migración Bolivia, Marcel Rivas, advirtió la presencia de agitadores de extrema izquierda y anunció acciones legales contra los extranjeros que irrumpan el proceso democrático.

En noviembre del 2019, el gobierno interino de Jeanine Áñez expulsó a diplomáticos chavistas y a 725 cubanos. Cuatro cubanos, miembros de las brigadas médicas, fueron aprehendidos por distribuir dinero entre los manifestantes contra el gobierno.

Frente a la injerencia extranjera, el ministro de gobierno, Arturo Murillo, anunció: «advertimos a los agitadores y gente que busca generar violencia, no son bienvenidos. Los ponemos en un avión o entre rejas. Compórtense, sabemos quienes son y dónde están».

«Evo le tiene miedo al pueblo, porque sabe que lo ha traicionado»

Arturo Murillo aseguró que Evo Morales no tendrá injerencia en las elecciones. Asegura que «Evo le tiene miedo al pueblo, porque sabe que lo ha traicionado».

Sin embargo, el ministro de gobierno explicó la necesidad de militarizar las calles mediante un megaoperativo compuesto por la policía, militares y Fiscalía y en el caso de la capital cruceña se suma también la Gendarmería municipal. Una Acción de Paz se llama el operativo, según dijo el ministro de Defensa, Fernando López, Santa Cruz, según reseño El Deber.

«Es hacer cumplir el auto de buen gobierno, para prepararnos para una verdadera fiesta democrática y para que los bolivianos tengan la seguridad de que este país seguirá viviendo en democracia, en paz», explicó López.

Según el director de Seguridad Ciudadana, Manfredo Borda, se busca dar seguridad al ciudadano para que pueda participar en la jornada electoral.

Luego de la violencia que vivió Bolivia el año pasado, como resultado de las protestas contra el proceso electoral fraudulento que produjo el exilio de Evo Morales, las autoridades están tomando las medidas pertinentes para vivir una «fiesta democrática».

En particular, están tomando medidas preventivas contra grupos partidarios de Morales que en noviembre del 2019 violentaron tanto a civiles como a las fuerzas de seguridad.

Seguir leyendo en PanAm Post