infobae-image

La Fiscalía General de la Nación informó este (día de la semana) los resultados de un operativo de cinco días en Piendamó, Timbío y en Popayán, departamento del Cauca, que dio como resultado la captura de 20 presuntos abusadores de menores. El ente acusador explicó que se trata de una jornada especial contra delitos sexuales en el departamento.

Los hechos que son materia de investigación se habrían presentado entre los años 2015 y 2020 y una de las características más llamativas de la redada es que la mayoría de los detenidos hace parte el núcleo familiar de las víctimas abusadas, niños y niñas entre los 4 y 13 años.

La Fiscalía señaló el caso de una mujer, estudiante de la carrera de Atención a la Primera Infancia, responsable de haber tocado las partes íntimas de un niño de 13 años. También se le acusa de haber solicitado fotos íntimas a una niña de 10 años.

A los detenidos se les imputaron los cargos correspondientes por los delitos de acceso carnal abusivo con menor de 14 años agravado, actos sexuales con menos de 14 años, actos sexuales abusivos con menor de 14 años agravado y simple, acto sexual violento con menor de 14 años agravado y acceso carnal violento.

Los jueces de Control de Garantías ordenaron la detención inmediata de 18 de los presuntos abusadores “previa solicitud de fiscales adscritos al Centro de Atención a Víctimas de Abuso Sexual”, aseguró el comunicado. Los otros dos cumplirán detención domiciliaria.Fiscalía General de la Nación.
Presuntos abusadores sexuales.
Cauca.Fiscalía General de la Nación. Presuntos abusadores sexuales. Cauca.Fiscalía General de la Nación.
Presuntos abusadores sexuales.
Cauca.Fiscalía General de la Nación. Presuntos abusadores sexuales. Cauca.Fiscalía General de la Nación.
Presuntos abusadores sexuales.
Cauca.Fiscalía General de la Nación. Presuntos abusadores sexuales. Cauca.

Cifras en Colombia

La senadora Daira Galvis de Cambio Radical reveló ante el Senado, en agosto, cifras preocupantes sobre la situación de violencia y abuso contra niños, niñas y adolescentes en el marco del COVID-19. Según datos recaudados por Medicina Legal, en esta época de pandemia, se han presentado 10.056 casos de abusos contra niñas, 3.028 contra adolescentes y 3.296 contra menores entre los 6 y 11 años. Aseguró que las víctimas pueden ser mayores ya que no se atreven a denunciar porque los abusadores son miembros de su propia familia.

Además, cada 22 minutos se reporta ante las autoridades el abuso contra un menor. El año anterior la estadística señalaba que se denunciaba un c so cada 24 horas.

Galvis recalcó que estos hechos incluso son perpetrados por agentes de la fuerza pública. Actualmente existen 118 procesos contra miembros del ejército. Otros 42 casos implican a miembros de la Policía Nacional y están a la espera de decisiones judiciales.

El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar reveló que se han denunciado 6.300 casos de menores víctimas de violencia sexual que se encuentran bajo protección. Natalia Romero, directo de Derechos de la Niñez de la institución, asegura que el 85% de los abusadores son familiares y por eso su casa no es un entorno seguro.

Desde la Policía Nacional se adelantan estrategias de protección y atención a víctimas de violencia sexual e intrafamiliar. Una de ellas es ‘Patrulla en Casa’ que cuenta ya con 1.110 denuncias por abuso sexual. Según Carolina Cáceres, directora de Estrategia de Violencia contra Mujeres, las llamadas se atienden de inmediato y han permitido la captura de los criminales. Además, brindan acompañamiento a la víctimas durante el proceso.

Adriana Herrera, procuradora delegada para la defensa de los derechos de la infancia y la adolescencia, asegura que las estadísticas del ICBF, la Policía Nacional y Medicina Legal son determinantes pues, han logrado determinar que el abuso sexual con menor de 14 años, la violencia intrafamiliar, el acceso carnal violento y la explotación sexual “son los delitos más frecuentes”.

Además, aseguró que lo verdaderamente imponer a discutir sobre la mesa es cuáles son las bases sobre las que se establece la violencia y no si las medidas de atención y protección son suficientes. “Indudablemente hay un tema de fondo que debemos trabajar desde las instituciones y la sociedad civil: la parte cultural”, aseguró Herrera. El problema es la sociedad machista y patriarcal.